Nadie sabe qué decir
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mouse Navigator
Últimos temas
» Sous la pluie
Vie Sep 14, 2012 4:13 pm por Janis-Kagamine

» Bleach
Lun Sep 10, 2012 7:05 pm por Janis-Kagamine

» Sky-Blue
Lun Ago 27, 2012 6:51 pm por Janis-Kagamine

» Koizora
Miér Ago 01, 2012 3:43 am por florash

» Paradise Kiss
Miér Ago 01, 2012 3:41 am por florash

» Por siempre Sola
Miér Ago 01, 2012 3:23 am por florash

» Léiriú
Sáb Jul 21, 2012 6:17 pm por Seymi

» Aoharaido
Lun Jul 02, 2012 2:50 pm por Seymi

» Last game
Dom Jul 01, 2012 10:33 pm por Seymi

»  Inu X Boku SS
Dom Jun 17, 2012 4:12 pm por Seymi

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 15 el Miér Oct 17, 2012 7:09 pm.

La Bella, El Príncipe y La Bestia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Bella, El Príncipe y La Bestia

Mensaje por Michelle Michaelis el Jue Ago 11, 2011 9:55 pm

*Resumen: *abajo*
*Tipo: Yaoi(Obligatorio para esta sección)
*Categoría: Animé/Manga(Obligatorio para esta sección)
*Serie o Manga/Personajes: Sebastian Michaelis, Grell Sutcliff, Ciel Phantomhive, William T. Spears, Ronald Knox, Undertaker,Alois Trancy, Claude Faustus, Bard, Finnian, Maylene, Tanaka (Kuroshitsuji / mayordomo oscuro)
*Advertencias: violencia, violación (no explicita), lenguaje obsceno (ligero), Lemon (no explicito)
*Nota: Me eh inspirado mucho en las canciones de porta "La Bella y La Bestia" "Mi rosa Negra" "Nota de suicidio" tambien algunas de La oreja de Van Gohg y Camila ^^ espero les guste!
Recargo de Responsabilidad: Los personajes de Kuroshitsuji no me pertenecen le pertenecen a Yana Toboso, solo los eh tomado prestados para poder escribir mi historia.


La Bella, El Príncipe y La Bestia


Resumen/ Prologo

El demoniaco mayordomo, Sebastián Michaelis, deberá irse para cumplir su deber con su joven amo Ciel Phantomhive en lo más profundo del infierno, pero antes de irse decide que es hora de abrir su corazón, a un extraño y extrovertido shinigami rojo que logro de alguna forma enamorar a ese demonio…Grell Sutcliff… Su querido Grell.

Pero Sebastián no contaba con una cosa, los sentimientos de Ciel Phantomhive hacia a él que pasaban la barrera de amo y sirviente y este ultimo por ningún motivo dejaría ir al mayordomo así tuviera que estar con él solo por el contrato. Ciel no lo dejaria

¿Qué pasara cuando Grell luego de tanto tiempo anhelando el regreso de su amado decida intentar olvidarlo con el pensamiento de que este jamás volverá, y a casusa de ello se case con el oscuro shinigami William T. Spears, descubriendo con él es mismísimo infierno?

¿Sebastián será capaz de huir de las garras de su Joven amo o será tentado por la lujuria y deseo del pequeño demonio?

¿Sebastián lograra recuperara a Grell y salvarlo de lo que podría ser su trágico final o morirá e el intento?



Última edición por Michelle Michaelis el Mar Ago 23, 2011 1:00 am, editado 1 vez




club's:

avatar
Michelle Michaelis
Moderador
Moderador

Mensajes : 133
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://kurohighschool.activosforos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La Bella, El Príncipe y La Bestia

Mensaje por Hikari14 el Jue Ago 11, 2011 10:58 pm

OwO....Will debe morir!!!!! xD el prologo es genial!!! Y ESO DE QUE cIEL ESTE LOCO POR sEBAS...Xd!!!!!!!!

Quiero leer el primer cap pronto!!! bss y xao


Si crees que lloro por ti, estas equivocado......lloro por mi, y por este inmenso fallo...



Clubs
Spoiler:


avatar
Hikari14
Co-Administradora
Co-Administradora

Mensajes : 131
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Bella, El Príncipe y La Bestia

Mensaje por Michelle Michaelis el Dom Ago 14, 2011 5:34 am

Cap1: El adiós del príncipe

Londres, 26 de agosto de 1889

Sebastián se encontraba caminado por la gran cuidad de Londres llevando su típico traje de mayordomo negro, en sus manos llevaba una hermosa caja envuelta en forma de obsequio adornada con papel negro junto con un listón blanco que pasaba por sobre el medio y la parte superior de misma; se había encontrado todo lo que llevaba la mañana entregando el mismo paquete a todos aquellos que le fueron de utilidad a su joven amo durante este tiempo…Pero este de todos los encargos este tenía algo de especial para Sebastián, aunque no quisiera admitirlo de todos aquellos que conoció mientras se encontraba al servicio de la casa Phantomhive sin duda al único que realmente lamentaba el hecho de no poder ver seria a ese extraño y extravagante Shinigami rojo…Grell Sutcliff…Que de alguna forma que el aun no podía explicar había logrado ganarse su corazón, odiaba admitirlo después de todo los demonio y los shinigamis desde tiempo inmemorables han sido enemigos…Sonrió al pensar en ello porque la primera vez que vio a Grell justamente dijo que su amor era como el de Romeo y Julieta que por muy desagradable que le sonara a Sebastián en aquel entonces ahora no puede evitar sonreír por la ironía de que después de todo…el shinigami no se había equivocado, finalmente su rostro tomo una postura un tanto entristecida ya que no podría ser capaz de ver al shinigami nunca más al recordar el hecho de que tendría que ir a lo más profundo del infierno para servir eternamente a su joven amo…Ciel Phantomhive. Maldijo mentalmente a todos aquellos que impidieron concretar el contrato y tener nuevamente su libertad y también a sí mismo por desarrollar sentimientos que alguien como él no debería poseer… sin duda era molesto.

Siguió su camino por las cales concurridas de Londres, no se dio mucha prisa no porque admirara el paisaje fue simplemente para poder meritar un poco mejor las cosas.., aunque no importaría de todas formas lo que él pensaba u opinara su obligación era cumplir el contrato sin importar el tiempo que pasara, suspiro amargamente y miro el Big ben

-11:26…aun tengo bastante tiempo…-.

Al caminar un poco mas logro divisar más adelante un pequeño punto rojo que estaba seguro no pertenecía ni aun sombrero y mucho menos a un vestido lo cual indicaba que había encontrado exactamente a la persona que buscaba, siguió al shinigami hasta un callejón donde diviso a la distancia que el shinigami realizaba una de sus cosechas diarias junto con otros dos individuos que ahí se encontraban.

-¿Hay Will acaso falta mucho para terminar?- dijo el shinigami pelirrojo con todo aburrido al terminar de revisar el Cinematic Record del fallecido

–Grell Sutcliff deberías de agradecer que no te eh colocado la lista más larga que teníamos- dijo otro de los shinigamis mientras reacomodaba sus lentes -y tardaremos lo que tengamos que tardar Sutcliff, debemos seguir la lista al pie de la letra, entendió- pronuncio el mismo shinigami con un tono sumamente frio

– ¿¡porque siempre eres así con migo Will, no sabes que no es forma de tratar a una dama!? – Berrincho el pelirrojo

–Sempai no creo que deba pelear con el jefe…- pronuncio un tanto nervioso el más joven de los tres

–esto no es justo siempre lo apoyan a él…no es todo ¡me voy!- dijo el pelirrojo para dar un medio giro y salir del callejón

–deberíamos ir por el… ¿no?- pregunto el joven

– Knox a menos quieras recibir tus primeras horas extras te recomiendo que sigamos- acomodando sus lentes –luego hablare con Sutcliff- dijo finalmente para que ambos shinigamis saltaran hacia el tejado para salir del lugar para proseguir con su trabajo.

-¡esto es increíble! ¡Simplemente no puedo creerlo! ¡Primero Will y ahora Ronald! - dijo el shinigami pelirrojo mientras llegaba la salida del callejón -¡Que falta que mi Sebby aparezca y me diga que me odia! ¡Si seguro eso sería el colmo!- dijo enojado

–bueno no sé si decirte que te odio sería lo más adecuado en este momento, y por tu estado de humor deduzco que estoy en lo correcto- dijo una voz a espaldas del pelirrojo el cual giro rápidamente para encontrarse como por acto de magia a Sebastián

– ¡Sebas-chan! ¡Qué alegría verte!- sonrió el pelirrojo mostrando sus afilados dientes – ¿acaso bienes a pedirme una cita o quizás un beso?- dijo coquetamente

–No Grell, no eh venido a pedirte eso…- dijo simplemente

– ¿entonces…?- pregunto curioso

–Eh venido a entregarte algo- alzo el paquete que traía en su brazo derecho y se lo entrego a su acompañante

-¿un regalo para...Mi?- sorprendido tomo el paquete –Yo…No sé qué decirte…Muchas gracias Sebastián-

-Grell eso no era lo único que venía a darte…- acercándose lentamente hacia el pelirrojo

Grell lo miro con curiosidad, pero cuando pensaba formularle al mayordomo que sería lo otro que le daría sintió repentinamente un extraño calor proveniente de sus labios, cuando se dio cuenta al fin noto que el mayordomo lo estaba besado y era mejor de lo que hubiera soñado, cerró los ojos para disfrutar el momento que parecía salido de eso cuentos que tanto le gustaba leer; era una sensación tan embriagadora y cálida pero a la vez llena de tanto sentimiento, cálido pero frio, dulce pero agrio, tan adictivo como el peor de los males, ambos permanecieron así durante unos instantes hasta que Sebastián se separo lentamente de él para susurrar en su oído

-Espero que algún día nuestros caminos se crucen nuevamente Grell… Hasta entonces esto será nuestra despedida…-por un momento dudo si decir lo ultimo pero decidió que quizás sería la única oportunidad para confesarlo -Te amo…-



Grell al instante abrió los ojos pero se vio completamente solo en aquella calle, busco al mayordomo mas no lo vio en ningún lugar se había ido aunque no entendía porque le había dicho aquello… a donde podría ir Sebastián si aun el contrato que tenía que tenia con Ciel Phantomhive no había acabado…

-Tal vez…- dijo abriendo el regalo que Sebastián le había dejado y se sorprendió por su contenido

– ¿Una paleta y… una tarjeta en blanco?- dijo sorprendido

observando que debajo de la mullidora donde posaban los otros objetos logro divisar un pequeño….¿pétalo? tomo la paleta y la tarjeta y las coloco a un lado en el suelo para quitar la mullidora que no era más que otra cosa que un tozo delgado de tela

– ¿pero…qué? –

al quitar el trozo de tela pudo ver un hermoso arreglo floral que consistía de tres rosas rojas y en el medio una pequeña negra aun sin abrir unidas por un lazo rojo con negro, tomo el pequeño ramo y aspiro el aroma de aquellas flores, para Grell era simplemente lo más hermoso que había visto y no pudo evitar sonreír, por alguna razón giro y vio la tarjeta que se encontraba a su lado acompañada por la paleta y el trozo de tela, al mirarla fijamente noto que en esta comenzaba a aparecer un escrito... aclaro por completo la duda de Grell..

“En memoria de Ciel Phantomhive, Muerto el 26 de Agosto de 1889”


Sebastián se encontraba nuevamente en la mansión Phantomhive, aquel lugar donde había pasado estos últimos años, había un clima cálido y el viento soplaba suavemente moviendo ligeramente las hebras de su cabello azabache, alzo su mirar y observo el cielo dando un profundo suspiro por última vez; se encontraba esperando a su joven amo junto al carruaje aparcado en la entrada principal de la imponente mansión.

-Sebastián-san, ¿de verdad deben irse?- dijo el pequeño Finnian con algunas lagrimas en sus azules ojos

-así es Finnian, es una orden directa del Joven amo…- dijo simplemente

El joven de azulados ojos y cabello de oro bajo su mirada al suelo con algunas lagrimas en los ojos y se alejo del mayordomo. Momentos más tarde se abrió la puerta principal de la mansión, atraves del umbral se pudieron observar dos figuras salir, una pequeña y delgada con cabello azul noche adornado por un pequeño sombrero completamente negro al igual que sus vestimentas, junto a él se encontraba un hombre mayor vestido en forma de mayordomo al igual que Sebastián, ambos procedieron a bajar las escaleras de la entrada y llegar junto a Sebastián quien tenía todo listo para partir

-¿Todo listo Sebastián?- dijo el más pequeño con seriedad

-Así es Joven amo, todo ah sido preparado para nuestra partida- pronuncio simplemente

-Muy bien, vámonos entonces- ordeno

Sebastián procedió ah abrir la puerta del carruaje para que su Joven pudiera entrar y una vez lo hiso el hiso lo mismo cerrando la puerta detrás de sí mismo para sentarse frente a su Joven amo.

-¡Joven amo, Sebastián-san por favor no se vallan!- rogaron los tres empleados principales de la mansión

El pequeño rio ante las suplicas de sus sirvientes mientras era observado en silencio por la seria mirada de Sebastián
-Pueden hacer lo que quieran ahora, les dejo mi mansión y todo lo que hay en ella, pueden quedarse en ella o pueden quemarla si lo desean- dijo con una sonrisa burlesca

-¡Joven amo nosotros no seriamos capaces de eso!- dijo el cocinero Bard

-¿Por qué no?- pregunto el menor mientras los empleados corrían hacia el carruaje

-¡Porque aquí están nuestros recuerdos con el Joven amo!- Dijo Meylin la mucama

Rio ligeramente -Los recuerdos no tienen ningún significado real… ¿no le los había probado ya?-

-¡pero Joven amo!- suplicaban los sirvientes al Joven

Sebastián desvió ligeramente la mirada hacia un de las ventanas del carruaje cuando noto un pequeño destello rojo sobre el tejado de la mansión, agudizo su visión lo mejor que pudo y logro divisar al pelirrojo shinigami que posaba en el tejado de la mansión con una triste sonrisa acompañada por una rebelde lagrima que adornaban su rostro, Sebastián desvió su mirada y sintió un vuelco en su pecho le dolía ver así al shinigami pero desgraciadamente para el… no había nada que pudiera hacer… tenía que ir con su Joven amo así no lo quisiera, después de todo, sería su mayordomo por la eternidad, volvió la mirada hacia el shinigami y miro sorprendido al ver que este ya había desaparecido

-Sebastián es hora de irnos- Dijo el joven volviendo a la realidad al mayordomo

-como ordene Joven amo- respondió dando ligeros golpes a la ventanilla del carruaje para que el conductor lo escuchase –por favor avance- dirigiéndose al conductor él comenzó a mover el carruaje hasta su nuevo destino…







club's:

avatar
Michelle Michaelis
Moderador
Moderador

Mensajes : 133
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://kurohighschool.activosforos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La Bella, El Príncipe y La Bestia

Mensaje por Hikari14 el Dom Ago 14, 2011 9:32 pm

Mori de felicidad!!! me acabo de enamora de la historia!!! Tenshi-chan increible!!1 cONTI!!!!


Si crees que lloro por ti, estas equivocado......lloro por mi, y por este inmenso fallo...



Clubs
Spoiler:


avatar
Hikari14
Co-Administradora
Co-Administradora

Mensajes : 131
Edad : 22

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Bella, El Príncipe y La Bestia

Mensaje por Michelle Michaelis el Miér Ago 24, 2011 5:49 am

Cap. 2: Tan hermosos son sus pétalos pero tan mortales sus espinas

Luego de salir de la mansión Phantomhive, al no ser capaz de ver el momento de su partida, Grell huyo desesperado al bosque que se encontraba a unos kilómetros de la mansión, era un gran bosque con gran diversidad de flora, estaba lleno de abetos, piños, robres, y manzanos, el césped era muy verde casi como los ojos de Grell y a la vez muy suave; Grell cansado de tanto correr apoyo su espalda sobre un gran tronco de abeto y sintió como cada vez más las lágrimas atacaban implacables sus mejillas, lentamente fue deslizándose hacia el pasto hasta caer hay completamente sentado, sentía que su mundo había destruido... tenía el corazón roto…

-Porque Sebastián…Porque después de tanto tiempo… Porque justo ahora que decides irte…Justo ahora que se que tu también me quieres como yo a ti…- dijo casi en forma de susurro

Sus ojos estaban hinchados y muy rojos, su cabeza le dolía y le daba vueltas pero no le importaba nada de eso, lo único que realmente le importaba se había ido y probablemente jamás volvería, es lo partía el corazón y dividía su alma en dos, por un momento deseo su propia muerte para poder arrebatar ese horrible sentimiento de soledad y dolor que desde mucho tiempo llevaba reprimiendo, sollozaba amargamente y se recostó sobre el césped quedando momentos más tarde profundamente dormido…

-Hey señor ya eh encontrado a Grell está por halla- dijo el joven shinigami rubio a su superior al ver una mancha roja en el bosque

Ambos shinigamis caminan un poco hasta llegar donde yacía un Grell sumamente dormido sobre el césped, al acercare notaron que su cara estaba bastante roja Ronald tomo su temperatura mas no era la adecuada como para que sufriera una fiebre cosa que lo dejo con la duda de lo que le había sucedido a su Sempai, en el momento en que iba a levantarlo Ronald sintió una mano se posaba sobre su hombro haciendo que este girara y para ver a su jefe

- Knox yo me encargare de Sutcliff ahora… puedes retirarte- dijo seriamente el shinigami pelinegro

-Pe-pero señor creo que también debería de…- sin terminar su frase William lo interrumpe

-eh dicho que yo me encargare de Sutcliff ahora Knox... y no quiero ningún pero- pronuncio secamente al shinigami mas joven mientras ajustaba sus anteojos –¿has entendido?-

Tragando saliva por el susto –S-si señor con su permiso me retiro…- anuncio finalmente el shinigami más joven mientras salía del lugar atraves de los arboles

Una vez el pelinegro shinigami no pudo divisar más a su joven acompañante se acerco lentamente hacia el dormido Grell y tomándolo y alzándolo en sus brazos para quedar en forma de nupcias, sujeto al shinigami rojo fuerte mente y salió del bosque de igual forma que el joven rubio

[center]…[/center]

Luego de un largo trayecto en carruaje y a pie por el bosque, Sebastián y Ciel llegaron a lo que parecía un rio que se encontraba en uno de los extremos mas agrestes y desolados de Inglaterra, era un rio diferente a todos los demás, sus aguas no eran cristalinas como acostumbraban en lugar de ello estaban sumamente espesas y estaban teñidas completamente de negro, sobre ella rebosaba una espesa niebla gris, y todo lo que lo rodeaba eran árboles muertos colmados de cuervos vigilantes que observaban cada uno de los movimientos que realizaban tanto Sebastián como Ciel, sobre el agua se podía divisar una pequeña góndola totalmente negra amarrada con cadenas a un muelle de piedra, ambos individuos se dirigieron hasta el muelle, Ciel observaba todo a su alrededor pero no importaba cuando viera todo era un paisaje árido y estéril lleno de muerte y desolación pero no era de sorprender después de todo el ahora representaba lo que demostraba este bosque, Sebastián repentina mente detuvo a Ciel colocando su brazo para evitar que continuara

-No sigas avanzando Ciel…- dijo simplemente el mayor

- ¿Qué pero porque, además desde cuando te permití que me llamaras Ciel?- pregunto Ciel claramente enojado pero igualmente un poco sonrojado

Sebastián dio una pequeña sonrisa antes de contestar –es sencillo realmente, hay ciertas cosas de las cuales debes estar informado antes de irnos… Ciel- sonrió y se coloco delante del más joven -Primero que nada cuando lleguemos a nuestro destino yo no seré precisamente tu mayordomo Ciel ya que al ser uno de los que posee mayor rango quedaría revocada esa parte del contrato… simplemente quedaríamos como iguales y por el simple hecho de usted haberme tenido de mayordomo, segundo yo no podre dejarte hasta haberte enseñado correctamente como ser un demonio y tercero una vez hecho eso cada uno tomara su camino… ¿le ah quedado claro joven Ciel?- explico

Ciel simplemente asintió desviando su mirada, era la primera vez que el mayordomo le llamaba por su nombre desde que pactaron el contrato y no era llamado por su habitual seudónimo de Joven amo, eso le hiso entender que de aquí de adelante todo sería diferente pero eso no le molestaba de hecho seria más interesante descubrir quién era Sebastián Michaelis realmente en su propio entorno, y poder jugar las cartas adecuadas en su momento, después de todo… Quien seria Ciel Phantomhive si no es capaz de ganar un simple juego aunque en este el premio le era muy cotizado… y era simplemente el corazón de aquel demonio como mayordomo que desde hace mucho le traía loco mas eso nunca lo admitiría.

Ambos siguieron su camino hasta llegar al final del muelle donde se encontraba la góndola, a medida en que se acercaban la niebla se hacía más densa para luego desaparecer repentinamente una vez estuvieron frente a la góndola

-Jejeje que alegría verle de nuevo joven conde Jejeje- dijo una voz proveniente de la góndola



Todo era oscuro, trato lentamente de abrir sus ojos pero su vista era sumamente borrosa , estaba confundido y no recordaba que había sucedido, cuando finalmente abrió sus ojos por completo no logro ser capaz de reconocer el lugar donde se hallaba, causado en su mayor parte por su vista era casi completamente ciega debida a la falta de sus anteojos, trato de mover su brazo izquierdo para tratar de encontrarlos pero en ese instante noto que su brazo se encontraba firmemente amarado, trato de mover su brazo derecho pero se encontró en la misma situación anterior, desesperado trato de mover sus piernas pero estas estaban igualmente amarradas, estaba asustado no entendía nada de lo que estaba sucediendo ni el porqué estaba amarado de esa forma como si fuese un animal a punto de ser sacrificado, quería saber quien había hecho esto y aun mas importante el porqué; siguió forcejeando con las ataduras hasta que luego de un largo periodo y fuertes dolores en su muñecas y tobillos decidió desistir de sus esfuerzos que por más que quisiera no habían dado frutos… de repente escucho unos pasos a la distancia seguidos del abrir de una puerta

-oh con que ya estas despierto Grell- dijo una voz proveniente de la persona que acababa de entrar

-¡¿Quién eres?!¿! ¡¿Dónde estoy?! ¡¿Que hago aquí?! ¡¿Por qué estoy atado?! Y…- dijo antes de ser interrumpido

-cálmate por favor…- suspiro –te responderé tus preguntas pero todo a su tiempo- dijo acercándose a donde estaba Grell atado –tanto que hacer y tan poco tiempo- acariciando la mejilla de Grell

-¡¡No me toques!!- escupió moviendo si rostro violentamente

-Tranquilo Grell no voy a hacerte nada malo… solo quiero jugar un poco…- tomando fuertemente la barbilla de Grell parando de inmediato el brusco movimiento –asique si no te importa quisiera… comenzar a jugar…- lamiendo la mejilla de Grell

-¡Suéltame!- Grito

El hombre ignoro por completo la orden de Grell y procedió asentarse sobre el pecho de este haciendo que el pelirrojo momentáneamente perdiera el aliento, el hombre seguidamente paso a quitarle la camisa blanca al pelirrojo siendo esto lo único que evitara que quedara completamente desnudo. Deslizo mus manos por el pálido pecho de su víctima amordazada, gozando una a una de las suplicas de este. Se recostó ligeramente sobre el pecho del pelirrojo quedado directamente frente la cara de este

-valla debo admitir que no estás para nada mal Grell…-bajando hasta su cuello -Sin duda nos divertiremos mucho… - dijo finalmente para dar un pequeño mordisco en el cuello del pelirrojo

-¡Basta por favor!- dijo mientras sentía como caían una a una lagrimas en sus ojos

El hombre se detuvo y le miro fijamente –Sabes, dada la oportunidad de oro que tengo frente de mi creo que no sería muy buena idea dejarla pasar… por eso… lo disfrutare lo mas que pueda.. -

-¡No! ¡Suéltame! ¡Ayuda! ¡Por favor!- Grito desesperadamente con lagrimas en sus ojos

El hombre se acerco lentamente a los labios del pelirrojo y finalmente plantando le un beso, el que dio inicio a la pesadilla más temible para Grell.

30 minutos después…

-Valla eso ah sido excelente mi estimado Grell- sonrió el hombre con una sonrisa macabra –espero que lo repitamos pronto- subiendo su pantalón y acomodándolo –sería una lástima desperdiciar semejante belleza…- posando su mano sobre las mejillas llenas de lagrimas del pelirrojo –en un tonto… más específicamente un tonto como Sebastian... ¿no lo crees?- dijo dando una cachetada a al pelirrojo –bueno tengo que irme… es una lástima que no pudieras reconocerme después de todo…- camino hasta la puerta dando su ultima sonrisa antes de salir por el umbral

Luego de que William le obligara a irse del bosque, Ronald al no tener más que hacer se encamino un paseo por las habitaciones del despacho shinigami, buscaba algo interesante ya que estaba sumamente aburrido cuando vio a la distancia a su jefe William saliendo de una de las habitaciones de respaldo del piso y además tenía su ropa un tanto desordenada cuando de la nada William desvía su mirada hacia su dirección se escondió detrás de un muro cercano para que William no le viese

“Qué raro… me pregunto que estaba el jefe William hay…” pensó Ronald volviendo a mirar hacia la habitación para ver que no había nadie

Al ver que no había nadie cerca salió de su escondite y camino hasta la habitación donde había visto por última vez a su jefe, al estar junto a la puerta escucho un ruido extraño y acerco su oído para escuchar mejor

- ¡Por favor sácame de aquí!- Grito desesperadamente el shinigami rojo aun amordazado de pies y manos y con lagrimas en los ojos al notar que estaba nuevamente solo-¡Sáquenme de aquí! ¡Por favor! ¡Alguien ayúdeme!... ayúdame… por favor…Sebastián…- pronuncio antes de finalmente caer desmayado nuevamente

Ronald al reconocer la voz rápidamente abrió la puerta de la habitación y quedo realmente sorprendido por la visión que obtuvo; era una habitación bastante pequeña de color blanco, ahora pintando con muchas manchas rojas, una pequeña cama blanca , igualmente mancha, con barrotes de metal en los cuales en cada esquina se encontraba una cuerda que sujetaban fuertemente la extremidades del pelirrojo, el cual se notaba a simple vista que había sido maltratado de forma exagerada, tenia cortes abiertos que aun sangraban por todas partes, tenia variados moretones en sus piernas y brazos, y tenía esperma de vela en toda la extensión de su pecho.

-¡Sempai!- Ronald corrió hasta donde se encontraba el inconsciente shinigami rojo -¡Sempai despierte!- movió al shinigami para tratar de despertarlo pero fallo en el intento –mierda… ¿Qué hago?...- coloco su mano en su barbilla mientras penaba –creo que debería desatarlo y llevarlo a la enfermería…-

Luego de 5 minutos logro desatar al pelirrojo de sus amarres, los cuales debía admitir estaban muy bien hechos… una vez listo le coloco a Grell la camisa blanca que se encontraba colocada en sus ante brazos, una vez termino de acomodarlo lo levanto en brazos y lo llevo hacia la enfermería, con la espereza de saber que le había ocurrido a su Sempai.

N/A:Gracias por tus comentarios Kawai-chan ^^ y lamento la tardanza tuve un pequeño "Bloque mental" n.nU y no me maten por lo de Grell era fundamental para la historia u.u... por cierto las imagenes que coloque son los personajes xD (principalmente para que los recuerden o los reconozcan)



<--Ronald Knox



Última edición por Michelle Michaelis el Dom Sep 18, 2011 8:07 pm, editado 1 vez




club's:

avatar
Michelle Michaelis
Moderador
Moderador

Mensajes : 133
Edad : 22

Ver perfil de usuario http://kurohighschool.activosforos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La Bella, El Príncipe y La Bestia

Mensaje por Amehoshiko el Dom Sep 18, 2011 1:14 pm

He muerto *¬* Me encanta tu fic! Pero me han dado ganas de matar a Ciel y William .w. Quiero continuación Ojitos
avatar
Amehoshiko

Mensajes : 17
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Bella, El Príncipe y La Bestia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.