Nadie sabe qué decir
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mouse Navigator
Últimos temas
» Sous la pluie
Vie Sep 14, 2012 4:13 pm por Janis-Kagamine

» Bleach
Lun Sep 10, 2012 7:05 pm por Janis-Kagamine

» Sky-Blue
Lun Ago 27, 2012 6:51 pm por Janis-Kagamine

» Koizora
Miér Ago 01, 2012 3:43 am por florash

» Paradise Kiss
Miér Ago 01, 2012 3:41 am por florash

» Por siempre Sola
Miér Ago 01, 2012 3:23 am por florash

» Léiriú
Sáb Jul 21, 2012 6:17 pm por Seymi

» Aoharaido
Lun Jul 02, 2012 2:50 pm por Seymi

» Last game
Dom Jul 01, 2012 10:33 pm por Seymi

»  Inu X Boku SS
Dom Jun 17, 2012 4:12 pm por Seymi

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 15 el Miér Oct 17, 2012 7:09 pm.

"Por esa impuntialidad"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Por esa impuntialidad"

Mensaje por Asami DE Nara el Miér Ago 17, 2011 11:12 pm

*Tipo: Fics

*Categoría: Animé/Manga

*Serie o Manga/Personajes: Todos los personajes de Naruto Shippuden incluido 3 Oc (o sea creados por mi) Una.. Asami Yuki (quien les habla), otro Estrella Himara (una amiga ^_^) y por ultimo Deshiba Uchiha.

*Advertencias: lenguaje obsceno

*Resumen:

Una historia que contiene romance, humor/parodia y muchas cosas más. Asami Yuki, protagonista de la historia, debe afrontar muchos líos en los que ella misma se mete.

Una joven periodista que no cree en el amor. Parar ella, dicho sentimiento no existe…

Pero pronto se dará cuenta que sus sentimientos le juegan en contra con su forma de pensar. Una lucha entre el corazón y la mente, una creencia reacia se vuelve realidad, y un nuevo sentimiento florece sin que ella misma se de cuenta.


*Nota: Los personajes de Naruto no me pertenecen, le pertenecen a mi vecino Pipo… Naaah mentira le pertenecen a Masashi-san… Las personalidades de los personajes están alteradas OoC, es solo para darle más humor a la historia.... El resumen, no es algo que digamos, cieloos que resumen que se mando!.. Pero bueno che.. Hice lo que pude HICE LO QUE PUDEEE T_T... XP






CAPÍTULO 1: Pie izquierdo.

Esas zapatillas rojas que pisaban las baldosas de la vereda a cada paso que daba. Pelo azul desmechado hasta unos centímetos más arriba de su cintura, recogido nada prolijo. Muchas pulseras en su muñeca derecha y su reloj negro en la muñeca izquierda. Pantalones de jeans holgados, y musculosa blanca con una camisa desabotonada a cuadros roja y negra. Ojos grises, tez blanca, un pirsing en el labio inferior del lado izquierdo y muchos aros en ambas orejas.
Era nada más ni nada menos que Asami Yuki. Una joven medio loca –si la miras con un solo ojo- pero si lo haces con ambos, una muchacha verdaderamente loca. Caminaba hacia su trabajo por la vereda de la calle principal de la ciudad de Sendai, una de las hermosas ciudades del Japón, muy reconocida por su nivel académico y por su paisaje maravilloso, tanto así que es conocida como la ciudad del Verdor. Sendai es la capital de Miyagi-ken, que está ubicada en la isla principal del Japón, Honshū en la región Tōhoku al norte de ésta.
La joven Yuki es periodista e iba muy apurada tratando de llegar a tiempo, cosa que era imposible ya que se le había hecho muy pero muy tarde. Asami tiene veintitrés años. Le encanta hacer bromas. No le gusta el romance, es cero sentimentalismos. Es malvada, pero en el sentido de diversión, molesta, en cortas palabras. Pero es una joven buena, si alguien necesita de su ayuda, no duda en darle una mano.
La muchacha ya había llegado al gran edificio del diario Konoha. Unos de los principales editoriales de toda la cuidad de Sendai. Este, es el diario más vendido en la ciudad, por ende el más importante. Es su sitio de trabajo.

- ¡Que onda Iruka-san!
- Buenos días Asami.
- ¿Llego?
- ¿Y que te parece?
- Que no.
- Si ¡¿Cómo que no?! Ya son las nueve de la mañana.
-Bueno es que me quedé dormida –rascándose la nuca.
- Anda, y prepárate.
- Si, deséame mucha suerte que la voy a necesitar –dijo la muchacha ingresando al ascensor.
- No, no quiero que progreses –acotó Iruka luego de que las puertas del ascensor se serraron- Ojala que la despidan.

Ese es Iruka, el guardia de seguridad de la editorial. El castaño odia profundamente a la Yuki, ya que los muchos problemas que se había mandado la chica, habían caído bajo su responsabilidad.
El ascensor comenzó a subir el gran edificio integrado por veintitrés pisos. Asami trabaja en el penúltimo piso, el veintidós. Se abrieron las puertas del ascensor y la muchacha salió de el, saludando a las personas que veía.

- ¡Asami-chan!

La peli azul levantó la vista para ver quien había gritado su nombre. Cuando lo hizo, y vio a esa persona, miró para ambos lados muy perseguida, abrazó su morral y comenzó a caminar entre las muchas personas que estaban trabajando, tratando de esconderse.
La chica llegó hasta su panel arrodillada, se sacó el morral y lo dejó arriba de su silla. Se asomó por el panel disimuladamente tratando de ver si esa persona no la había descubierto. Mientras ella hacia esa escena, una joven la miraba con una ceja arqueada muy confundida.

- ¿Qué haces Asami?
- Me estoy precaviendo de que no me haya visto
- ¿De quien hablas?
- De Naruto –girando su cabeza y mirando a la chica- ¡Qué haces Karin! –saludándola animadamente mientras se ponía de pie.
- Nada, acá, sacando fotocopias –volteándose para recibir las hojas.
- ¡Hey! –mirándola mal, mientras sacaba su morral de la silla- ¡Vos tenes tu impresora ¡¡Eehh deja de gastarme la tinta!! –empujándola.
- Bueno –saliendo del panel de Asami, siendo empujada por ésta- Que rata que sos.
- Si más vale, desde el mes pasado que venís a sacar fotocopias y a imprimir de MI impresora, y vos tenes la tuya.
- Si pero no tiene tinta.
- Compra, me gastas la mía y yo siempre tengo que andar comprando.
- Es que sale cara la tinta.
- Bueno anda a fotocopiar a la impresora de la empresa.
- Es que ahí hay muchas personas.
- Anda a un kiosco.
- No, tengo que salir a la calle.
- Uhh vos también tenes pero para todo –sentándose en su silla.
- Si –sonriendo- ¿Hey te enteraste lo que le paso a Carolina?
- No, y no quiero saber –prendiendo la computadora.
- Bueno te cuento igual, resulta de que el otro día la despidieron, ¿Viste que ya no esta mas no? Bueno, lo que paso es que--

Karin es una muchacha de la misma edad que Asami, veintitrés años. Tiene el cabello rojo, largo hasta la cintura; sus ojos hacen juego con su cabello. Es una muchacha sensible, y amable. Pero muy decidida. No es chismosa, pero cuando alguien le cuenta algo enseguida sale a contarle a alguien, se podría decir que no sabe guardar secretos, es el simple hecho de que no puede retenerlo para si misma.
Karin es compañera de trabajo de la Yuki, ambas se conocieron ahí. Pero la diferencia es que la pelirroja trabaja como diseñadora gráfica.
Como la mayoría de las mujeres. Es loca por la moda, de saber vestirse, lo sabe, pasa horas leyendo revistas donde anuncian cual es el color de moda y que prenda se vendrá. Tiene muchísima ropa, y la mayoría son de marca.

- Y por eso la despidieron. Que desvergonzada ¿No lo crees?
- ¿A que? –mirándola- ¿Me hablabas?
- Hmp –frunciendo el seño.

En ese momento llegó un muchacho de corte horrendo interrumpiendo a las chicas. La cual ambas le prestaron atención. El joven se apoyó sobre la pequeña pared del panel de Asami, haciéndose el galán, presumiéndole a la peli roja.

- Asami, te llama la jefa
- ¿Para qué?
- Que se yo, me dijeron que te diga eso, nada mas.
- Ohh de acuerdo –poniéndose de pie- De seguro me cagaran a pedo por la tardanza –alejándose.

Los dos miraban a la Yuki mientras esta se alejaba más y más para llegar al ascensor. Pero el muchacho se volteó, para ver a la chica de frente. Donde, Karin al ver al chico haciéndose el galán frente de ella, le sonrió falsamente y comenzó a alejarse. Pero el joven la paró, agarrándola del brazo.

- ¿Cómo estas hermosa Karin?
- Emm bien –incómodamente lo miraba al muchacho.
- Me alegro.
- Bueno me tengo que ir a trabajar.
- Espera, espera –haciendo que la muchacha se volteara- ¿Quieres ir a almorzar luego del trabajo?
- Emm creo que no Lee, gracias de todas formas.
- ¿Por qué no? ¿Qué tiene de malo?
- Nada, solo que no puedo.
- ¡¿Pero por que no podes?! –agarrándole el brazo violentamente- ¡¿No queres o no podes?! ¡Decime la verdad!

Algunos que estaban cerca de la escena se los quedaron mirando a los dos muchachos. Karin miraba a las personas verdaderamente avergonzada, y Lee solo la miraba a ella enfadado agarrándola del brazo, la cual, cada vez se lo apretaba más.
La peli roja lo miró al chico confundida tratando de zafarse del agarre de éste, pero era imposible.
La verdad es que Rock Lee estaba muy enamorado de la joven. Desde que entró a trabajar a esa editorial, el chico la busca, pero ésta no le daba ni la hora. Él está loco por ella y ella está totalmente aterrada por él. Un joven de veinticinco años, la cual ninguno lo soporta en el trabajo, ya que tiene un aire de prepotencia. A parte de que trata mal a todos y es medio violento. Siempre se creyó superior a todos por el simple hecho de ser el subgerente.

- Lee suéltame, me estas haciendo daño.
- ¡Pero decime la verdad!
- Lee por favor, me estas avergonzando, mira la escena que estas haciendo.

El chico se volteó y vio a todas esas miradas asustadas y sorprendidas que lo miraban muy mal. Lentamente fue soltándole el brazo a la chica, se incorporó, se acomodó el saco, se despidió de ella cortésmente y se alejó del lugar.

########## 0000000000 ##########

Asami acababa de llegar al piso veintitrés, donde allí se encontraba la oficina de su jefa.
La Yuki caminaba por el gran piso muy asustada y angustiada. Llegó hasta unas puertas de cristal, que separaba las oficinas de los trabajadores con la de la dueña del gran periódico. Del otro lado se podía ver otro tipo de ambiente, más calmo y acomodado; en una esquina, un escritorio, bien ordenado y una joven sentada hablando por teléfono.
Asami sonrió al ver a la chica, empujó la gran puerta de cristal e ingresó

- Holaaa.
- Si, luego se comunicara con usted –colgando el teléfono y minado a la joven- Asami-chan ¿Cómo estas?
- Bien Des-chan, ¿Y vos?
- Bien, bien
- ¿Qué paso che? ¿Por qué me mandaron a llamar?
- No lo se, pero, prepárate por que te espera un infierno ahí –señalando la oficina de la jefa- Vino con un genio que ni ella lo aguanta.

La Yuki miró tenebrosamente la gran oficina de su jefa, y en ese momento sonó el altavoz del teléfono llamando a la muchacha. Era su jefa, muy furiosa por lo que se notaba en la forma de expresarse y en el alto volumen de su voz.
Asami, al escuchar pronunciar su nombre, un extraño cosquilleo le recorrió toda la espina dorsal, haciendo que vibrara su cuerpo.

- ¿Escalofríos?
- Como para que no –dijo, acercándose a las puertas que daban el ingreso a la oficina de su jefa.

Deshiba Uchiha es una chica de veintidós años. Secretaría de la temida jefa por todos.
Una muchacha muy temperamental, pero no siempre; amable, sensible y alegre, muy inteligente. Su cabello es largo de color negro azabache al igual que sus ojos, de una tez blanca.
Se la quedó mirando preocupada a la peli verde mientras se serraba la puerta detrás de ella.
En la oficina de la tan temida empresaria, se encontraba ésta hablando por celular muy alterada, caminado de aquí para allá, en algunos momentos parándose frente de los grandes ventanales. Se podía notar, el arduo trabajo que tenía, su escritorio estaba todo desordenado, con varios libros, periódicos, archivos, etcétera. La Yuki la miraba aterrada, se mordía las uñas, tratando de pensar cosas positivas.
Así estuvo como diez minutos, parada en la puerta esperando ser atendida por su jefa, la cual estaba muy estresada y atareada. La mujer colgó su celular y levanto la vista, cuando vio a la ojigris parada en la puerta con cara de perro mojado, automáticamente frunció el seño.

- ¿Yuki verdad?
- S-si señora.
- ¡¿Qué?! ¡Habla más alto!
- ¡Si señora!
- Ven, acércate

La chica se acercó al escritorio y tomó asiento. La mujer la miró mal por unos segundos, haciendo que la Yuki se pusiera más nerviosa de lo que estaba. Pero rompió el silencio.

- ¿Sabes que me entero de todo no?
- Si.
- Bien –mirando el periódico- Debes ir a una junta que se va a hacer pasado mañana, es muy importante, y tiene que ser una nota muy bien dada –mirando a la chica- Te elegí a ti, por que…
- Estoy capacitada –la interrumpió sonriéndole.
- No. Por que no tengo a más periodistas. Solo me quedabas vos. Por eso espero que hagas bien tu trabajo –intimidándola.
- Si señora.
- Puedes retirarte. Comienza a prepararte para hacer una excelente nota ¡Excelente! –mirando unos archivos.

La chica comenzó a alejarse de su jefa rápidamente tratando de salir lo más antes posible del lugar.
El nombre de la empresaria es Estrella Himara, una mujer de treinta años. De cabello castaño, corto, ojos color marrón. De una personalidad, como lo verán, muy exigente y temida por sus empleados. Pero la verdad es que es algo “degenerada” según fuentes de chismes.
Ella es la dueña del diario más prestigioso de Sendai. ¿Cómo obtuvo tal cargo al solo tener treinta años?, pues ella es heredera del diario Konoha, luego de la muerte de sus padres en un accidente vial.
Una señora, mejor dicho señorita, que vive para su trabajo, tanto que nunca se casó y mucho menos concibió hijos. ¿Solterona? ¿Por eso su mal humor? Ja no, en realidad, la mujer había tenido muchas oportunidades y propuestas de matrimonio, pero los rechazó, así como había rechazado a todos sus noviazgos, muy cortos.
Nadie comprende por que es así ¿Una mujer tan importante y hermosa como ella, que no se haya casado aun?. Y la verdad que los pretendientes que había tenido, no eran cualquieras. No, eran personas importantes, futbolistas, tenistas, cantantes, actores, grandes empresarios, pero todos, todos ellos fueron rechazados.

- ¡Yuki! –la llamo levantando la mirada. Haciendo que la chica volteara- Vuelves a llegar tarde y ya sabes que debes sacar tus mugrientas cosas de aquí y largarte lo más rápido posible.
- Si Estrella-sama –saliendo rápidamente del lugar.


*Aclaraciones del lenguaje
Morral: es esa mochila de una sola tira que al colocársela queda cruzada
Rata: acá se les llama así a las personas que son mezquinas, egoístas
Cagara a pedo: es como decir me regañara



Última edición por Asami DE Nara el Dom Oct 30, 2011 8:55 pm, editado 1 vez
avatar
Asami DE Nara

Mensajes : 6
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "Por esa impuntialidad"

Mensaje por Jesho el Jue Ago 18, 2011 12:55 pm

Vayaaa! que genial capítulo'. Es muy entretenida la verdad. Con parodias & todo Bailando yay' me gustó en serio!.
Bueno, espero sigas con la continuación, que aquí tienes una lectora S E G U R A Me gusta



Camimi Sun Shine}
The Sky is the my limit ##

CLUBS a los que pertenezco:

Talleres:


avatar
Jesho
Administradora
Administradora

Mensajes : 640
Edad : 21

Ver perfil de usuario http://nsqd.activo.in

Volver arriba Ir abajo

Re: "Por esa impuntialidad"

Mensaje por Asami DE Nara el Sáb Ago 20, 2011 1:31 am

Hey muchas gracias ^_^... si.. y eso ke este capitulo mucho humor no tiene, pero a medida de que pasen los capi va a tener más humor y por supoyo más romance, que es en lo que ronda el fic...

Pero bueh muchisimas gracias por tu comentario =D... pense ke a nadie le iba a gustar...

Subire la conti pronto =D
avatar
Asami DE Nara

Mensajes : 6
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "Por esa impuntialidad"

Mensaje por Asami DE Nara el Lun Ago 22, 2011 4:17 am

CAPÍTULO 2: Accidente.


- ¡Maldita sea, estoy llegando tarde, muy tarde!

Se repetía una y otra vez la Yuki bajando del tren empujando a las personas para salir de ese embotellamiento que se armaba siempre.
Ya empezó mal, nuevamente estaba llegando tarde a su trabajo. Y lo pero de todo, es que si tenía tardanza nuevamente sería despedida para siempre. Y la verdad que perder un puesto, en la más grande e importante editorial, era motivo para morirse. El puesto en el que está Asami, es verdaderamente importante, y le fue muy difícil conseguir; por que miles de jóvenes universitarios como experimentados, están detrás de ese puesto como perros hambrientos, capases de hacer lo que sea por tenerlo.
Muchas veces le han puesto “palos” en el camino -como dirían algunos- para que la despidieran o para que ella misma se alejara. Pero no pudieron.
Si bien Asami es loca, no significa que sea un ente, que no pueda hacer nada. Si la verdad que por ahí tiene actitudes que vos te quedas ¿Y esta es periodista del diario Konoha? Pero como dice el dicho: Las apariencias engañan. Y si, la verdad que es cierto, Asami podía comportarse, vestirse, pareces, como una tonta, pero no es nada tonta. Y eso es lo que hace que esas personas, que tratan de que su carrera laboral caiga al piso, la subestimen. Tampoco estoy diciendo que es la súper periodista, como todo ser humano tiene sus errores, y como todo novato más aun.
Hace solo un año que Asami ingresó a la editorial. ¿Cómo lo consiguió? Pues cuando Asami estaba cursando el último año de su facultad, hubo un concurso como la mejor tesis, y el que ganaba conseguía trabajo de inmediato en la gran editorial. Y bueno como lo verán la chica lo ganó. No piensen que “ahh pero más fácil no pudo conseguir trabajo”. La verdad que le fue muy difícil; ya del hecho de hacer una tesis en una facultad pública, es motivo de pensar que es todo un “colador”, a parte no era la única que concursaba, muchos jóvenes, tanto de su facultad como la de facultades privadas, concursaban. Tampoco piensen que ganó ella sola. Diez chicos más –incluyéndola- ganaron el concurso.
Ya llevaba un año trabajando ahí, pero no es motivo de que sea un máster, y menos en el camino periodístico que es tan difícil, con tanta competencia. Para llegar a ser un buen periodista debes tener mucha experiencia, coraje y actitud. ¿Un año? Un año no es nada; si lo vemos desde otro punto de vista, Asami es tan solo un infante.

- ¡¿Por que carajo tuve que quedarme a ver esa película?! ¡¡Malditos “Fantasmas del más allá”, que me hipnotizaron con la televisión!!

Se reprochaba la ojigris, mientras corría y corría sin parar. Como es de esperarlo Asami se quedó a altas horas de la madrugada viendo una película de terror, son sus favoritas, esas y las de comedía, y a causa de esto se durmió.
Venía a mitad de cuadra cuando divisó que el semáforo para los peatones se iba a poner en rojo e inmediatamente aceleró el paso, corriendo aun más rápido, todos los que pasaban por la vereda se sorprendían de lo rápido que corría.
De tanto correr, lentamente los cordones de las zapatillas, se iban desprendiendo, sin que se diera cuanta, claro, hasta que por fin se desataron. Cuando iba cruzando la calle corriendo, se pisó el cordón, a causa de esto, se le salió la zapatilla y como se lo imaginaran la muchacha calló de boca hacia el pavimento, haciendo que la carpeta que llevaba en la mano, saliera volando esparciendo todas las hojas por todos lados.
La gente que había esperado para cruzar la calle, ya estaba del otro lado, ella era la última y la única que había quedado en el medio de la calle tirada. Inmediatamente se escucho como las ruedas de un auto resbalaban en el pavimento frenando de golpe.

- Carajo –casi por llorar, comenzó a levantarse.

Cuando estuvo arrodillada la gente del otro lado de la calle, la miraba horrorizada, muchos se tapaban la boca. Y fue cuando miró el pavimento con sangre y luego su remera verde, también algo manchada con sangre
Inmediatamente el sujeto del auto se bajó con rapidez y se acercó a la muchacha.

- ¡¡Maldita sea!! ¡¿Qué demonios haces tarada?!

Giró su cabeza para mirar al sujeto, y éste al verla retrocedió unos dos pasos asustado. La pelo azul se pasó la mano sobre sus labios y cuando miró su mano, pudo verla bañada en sangre. Se quedó mirando la mano hipnotizada, aun no había reaccionado, por el tremendo golpe que se dio.
En cuanto a la gente, aun la miraban preocupados del otro lado, la gente de los negocios cercanos había salido a ver que ocurría.

- ¿Estas bien? –preguntó tomándose el rostro demostrando su disgusto. Pero en ese momento frenó un vehículo al lado él bajando la ventanilla, haciendo que mirara.
- ¡Hacete a un lado hijo de puta! –le gritó un hombre, tocándole bocina. E inmediatamente aceleró.
- ¡Cayate infeliz! -le gritó el muchacho mirando mal haciende señas obscenas con sus manos.
- *Oiii por que esa agresión* -Pensaba la Yuki mirando al chico del vehículo

########## 0000000000 ##########


- Jajajaja si esa fue buena.
- Si le tendrías que haber visto la cara.
- No. Hubiese sido peor, no me le hubiese aguantado las ganas de reírme.
- Jajajaja eres mala Karin.

Pero en ese instante, se apareció en el panel de Karin una mujer, con una blusa blanca, una falda negra ajustada a su cuerpo, el cual le marcaba bien sus curvas y zapatos del mismo color de la falda. Una cabellera azabache, larga hasta la cintura, el cual solo se la había recogido con una media cola.

- Deshiba-san
- Buenos días Karin.
- Hola Deshiba –le sonrió mientras se acomodaba los lentes.
- Hola Shiho –la saludó sonriéndole
- Bueno me voy a trabajar.

Dijo la muchacha rubia alejándose de ambas chicas.

- ¿Qué paso?
- ¿Karin, no has visto a Asami? La verdad que no marcó tarjeta, y hasta ahora no la eh visto en el edificio. Estoy verdaderamente preocupada por ella.
- No te debes preocupar. Asami es así –mirando unos archivos en su computadora.
- No pero esto es grave, ya son las diez menos cuarto, y ella no dio rastro. Si volvía a llegar tarde la despedirían.

La peli roja se volteo lentamente a mirar a la Uchiha

- ¿Y bien?
- De seguro… Viniendo de Asami, vio una oferta en comida y se paró a comer –volviendo a la computadora- Es sencillo.
- No –mirándola enojada- Presiento que le paso algo malo.
- Osh Deshiba, no debes preocuparte –poniéndose de pie- Asami es grande sabe cuidarse. No nos debemos preocupar por ella –mirándola y abrazándola amistosamente- ¿Sabes de lo que verdaderamente nos debemos preocupar?
- No ¿De que? –mirando hacia el suelo muy pensativa, tratando de adivinar a lo que se refería la chica.
- De tu primo Sasuke –sonriéndole- La verdad que está guapísimo y aun no me lo has presentado.

La azabache levanto la cabeza, mostrándole a la peli roja lo mal que le había caído el comentario que dio.

- ¿Qué? –encogiendo hombros- No tiene nada de malo. Tu primo si esta bien sexi.
- Osh, vuelve a tu puesto de trabajo antes de que la gerente te llame la atención, o pero aun, Estrella –alejándose.
- Ohh bueno, bueno. ¡Pero algún día me lo vas a presentar!

La Uchiha solo se alejaba del panel de la chica, mientras que ésta aun le gritaba sobre que debía conocer a su primo.

########## 000000000 ##########

En el hospital de Sendai, en la sala de guardia, se encontraba Asami arriba de una camilla siendo atendida por una enfermera.
Ya le habían lavado el rostro, donde al hacerlo se dieron cuenta que la sangre que Asami tenía era producto de una barbilla cortada. Por suerte no se lastimo el labio inferior, de serlo así, el pirsing le hubiese cortado el labio.

- Ahora estará por llegar el médico.
- Bueno gracias.

La peli rosa se alejó de la ojigris, saliendo al pasillo del hospital, donde allí se encontraba el sujeto del auto. Pasó por al lado de él, sin darse cuenta de que estaba allí, pero el sujeto, cuando la vio pasar a su lado la paró, llamándola.

- Enfermera –poniéndose de pie.
- Si –volteándose.
- ¿Cómo se encuentra la chica?
- Ahh está bien, solo se cortó el mentón, entre otros raspones, ahora debemos esperar que el doctor llegue para que le haga unos puntos.

Dicho esto la enfermera se alejó y el sujeto ingresó a la sala donde estaba Asami robándose los algodones, gasas y otras pertenencias quirúrgicas del hospital.

- ¿Qué haces?
- Nada –volviendo a la camilla rápidamente.
- ¿Le estas robando al hospital?
- No, ¿Cómo crees? –guardándose los algodones en los bolcillos.
- Te estoy viendo. Es más aun le sigues robando.

Señaló la mando de la chica, la cual se estaba guardando las paletas en los bolsillos disimuladamente. Se miró la mano en la cual contenía las paletas, y volvió a mirar al chico riéndose.

- Son pah el picole.
- ¿Para el qué?
- Para el palito helado.
- Ahh. Extraño nombre, nunca lo había escuchado.
- Ajam mucho me interesa seguro –mirándolo de arriba hacia abajo- ¿Vos quien sos chiquito?
- ¿Chiquito?
- Bueno, quien sos hombre grande y maduro.

El muchacho solo sonrió a la acotación de la chica.

- Me llamo Shikamaru Nara.
- Ahhh –mirándolo mientras asentía con la cabeza.
- Emm y ¿Vos?
- ¿Yo qué?
- ¿Cómo te llamas?

La chica hizo silencio y se lo quedó mirando al muchacho, haciendo que éste arqueara una ceja al no escuchar respuesta.

- Tu pregunta es rara… ¿Cómo me llamo? Pues yo no me llamo, los que me llaman son los demás, me pueden llamar por el celular, gritando mi nombre, por un apodo.
- Tss que problemática ¡Me refiero a cual es tu nombre tarada!
- ¡¿Cómo que tarada?! –le gritó Asami bajando de la camilla y acercándose al chico dispuesta a pegarle- ¡¡Encima que me chocaste en tu feo auto!! –comenzando a golpearlo.
- ¡¿De que hablas?! –cubriéndose con sus brazos- ¡Si yo no te choque, vos te caíste!
- ¡¡No mientas!! ¡¡Deja de mentir maldito degenerado!! ¡¡Me quisiste violar, pervertido!!
- ¡Salí loca! –empujándola para que lo dejara de maltratar.

Asami cayó al suelo, y se lo quedó mirando al Nara quien solo desvió su mirada observando la sala.

- Hola soy el medico.

Parado en el lumbral de la puerta los observó y luego de unos segundos ingresó preparado para hacerle los puntos. Saludo a Shikamaru, donde el chico le correspondió el saludo, lo mismo hizo con Asami, donde ella también lo saludó, volviendo a la camilla. Se acercó hasta la mesita donde tiene todas sus herramientas, abrió un cajón y sacó un par de guantes descartables, colocándoselos y se acercó hacia la paciente.

- Bueno, bueno haber que tenemos –observándola- Aja, bueno, esto serán unos… seis puntos –calculó con exactitud.
- ¿Tantos? –aterrada.
- No son muchos –sonriéndole- Vas a ver que no te dolerá nada.
- Si eso dicen todos –murmuro la chica.
- Bueno –mirando a Shikamaru- Con tu permiso.
- Ah si disculpe.
- ¡No espera! –haciendo que se volteara- Que no se valla.
- No debe irse, en cinco minutos estarás lista, no dolerá nada. ¿Tu novio puede esperar cinco minutos verdad?
- No es mi novio –enojada por el comentario desvió la mirada- Más vale que el pague todo eh... No quiero que se ande escapando, encima que me atropella.
- No me iré, te pagaré todo, y yo no te atropellé.

Shikamaru salió de la sala y el médico de muy mala forma serró la puerta.
Jiraiya es el nombre del médico que atiende a la Yuki. Es un hombre de cincuenta y dos años, muy degenerado y solterón. Es un buen médico –según dicen- pero no le tiene paciencia a sus pacientes, y no solo a sus pacientes, si no a todos.
Desgraciadamente, en todo el hospital se había hecho la mala fama de ser un degenerado. Siempre mira a las enfermeras con otros ojos, como si con ellos las desnudara por completo. También corre el rumor de que se había violado a una enfermera. Pero de allí en más, a que sea verdad… Creo que no hay que creerle mucho a los chismes, si no son verdaderamente ciertos o si no están comprobados.
Pasaron unos cinco minutos y nuevamente la puerta de la sala se abrió, donde salió una peli morada toda dolorida a paso muy lento.

- Gracias doctor Jiraiya.
- De nada –mirándola degeneradamente mientras se alejaba- Vuelve para que te saque los puntos.

##########000000000##########

- Por fin termine. Que cansada que estoy –dijo la peli rosa.
- Si, yo también estoy cansada –bostezó.
- ¿Hoy tenes guardia?
- No ya la tuve anoche. Estoy contando las horas para irme.
- Esta noche me toca a mí.
- Bueno, mírale el lado positivo, hoy está el doctorcito de turno.
- Hay si es tan sexi. Pero no, hoy esta el doctor Jiraiya.
- ¡¿En serio?! –emocionada- Hay no podes tener más suerte.
- ¡Por Dios Hana! ¡Que gustos horribles que tienes! Es un pervertido. Y un viejo.
- No interesa. Ya tendrías que saber que me gustan los hombres mayores. Y el es tan…

Ambas muchachas estaban en la cocina, Sakura se estaba preparando un té, mientras que Hana ya estaba tomando uno. Sakura Haruno y Hana Inuzuka son enfermeras, compañeras de trabajo. Sakura tiene veinticuatro años, mientras que Hana veintinueve. Esta última está perdidamente enamorada de Jiraiya, siempre le gustaron los hombres mayores, y más si son médicos, son su debilidad. Pero lamentablemente Jiraiya nunca la miró como a las otras enfermeras, bueno eso es lo que hace creer él.

- Hay me das asco ¿No se por qué me sigo juntando con vos?
- ¡¿Y por que no?!... Hay veces que eres muy mala Sakura. Yo no te digo nada cuando vos te andas agarrando a los enfermeros o a los médicos. Sos la prostituta del hospital.
- Bueno Hana, no me envidies por ser mucho más linda que vos. Yo no voy a rechazar la propuesta de los hombres. A parte soy joven, tengo derecho a hacer lo que quiera con mi vida.
- Bueno, pero fíjate, no es que sea mala, pero estas quedando mal a los ojos de todos acá.
- Hola Sakura –ingresando a la cocina.
- Hola Deidara ¿Cómo estas?
- Muy bien… ¿Vamos?
- Claro –dejando la taza sobre la mesada- ¿Me cubres el turno Hana?
- ¡¿A dónde vas Sakura?!
- Vamos a atender a algunos pacientes –acotó Deidara tomándola de la cintura y mirándola con picardía a la Haruno.
- ¿Puedo ser uno de ellos? –seduciéndolo,
- Pero claro, hagamos la gran Jiraiya. Yo soy el doctor y vos sos mi paciente que viene a una revisación médica.
- Si me encanta ese juego.

Fue lo ultimo que dijo la peli rosa, y ambos salieron rápidamente de la cocina, dejando a una Hana sola, muy sorprendida con la taza entre sus manos y con una cara como diciendo “Que sola que estoy
avatar
Asami DE Nara

Mensajes : 6
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "Por esa impuntialidad"

Mensaje por Braktz el Jue Sep 29, 2011 1:57 am

Por aquí me paso yo...

Buena historia, tiene pocos errores y está bien escrita, por eso decidí leerla (ya que no tolero mucho el selt-insert {Cuando en autor se introduce en la historia} exactamente como tu la haces, ya que la mayoría, están plagados de Mary-sues {La única en la historia que hace que todos se enamoren de ella, y por si fuera poco, es la más poderosa y el centro de atención})

Una aclaración: OoC significa "Out of Character". Esto da a entender, que el personaje de anime/manga se ha "salido" de su personalidad habitual. Ejemplo: "Un Shikamaru con la hiperactividad de Naruto mezclado con "la juventud" de Rock Lee. ¿Extraño verdad? Porque Shikamaru es el tipo más aburrido de la historia, yo no soportaría tenerlo de novio.

Lo que tú estás buscando es el OC: "Original Character". Este consiste en indicar que creaste un personaje original tal y como hiciste aquí.

Eso era todo.

¡Sigue y cuídate!

¡Ja-ne!



¡Sone!
Nunca sabes quién se puede enamorar de tu sonrisa :D


El club al que pertenezco:



Taller en el cual participo:

avatar
Braktz
Corrector Ortográfico
Corrector Ortográfico

Mensajes : 164
Edad : 21

Ver perfil de usuario http://ecenciadeverano.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: "Por esa impuntialidad"

Mensaje por Asami DE Nara el Dom Oct 30, 2011 8:58 pm

Gracias por tu correccion!... Pero creo que hay algunas expresiones que están de más...

Cuidate..

Chaitoo
avatar
Asami DE Nara

Mensajes : 6
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "Por esa impuntialidad"

Mensaje por Asami DE Nara el Jue Dic 15, 2011 9:23 pm

CAPITULO 3: Problemas en el trabajo.

Tan alterada como siempre, como todas las mañanas, se podría decir que es algo rutinal. ¿Esta mujer nunca sonríe? ¿Nunca viene de buen humor? Por lo que se ve, no. Desde que la conocen es así. Nunca nadie había dicho “Hoy la señora vino de buen humor”. No, al contrario, siempre son acotaciones negativas hacia su persona. La verdad que ninguno en esa empresa la quiere

- ¡Ya le dije que no cambiaremos de postura! –colgando el teléfono bruscamente- Me tienen harta –mirando hacia todos lados- ¿Y mi café? ¡¿Dónde está mi café?!

Apretando un botón de su teléfono de escritorio se puedo comunicar con su secretaria. La chica, que estaba tan tranquila organizando su escritorio se asusto, pues su jefa le gritó demostrándole su furia a causa de que no tenía su café. Inmediatamente Deshiba se puso de pie y salió rápidamente en busca del cafecito de su querida Jefa.

- Llena estoy ¡Llena de incompetentes!

Una caminada canchera de lo más patético que se podía ver. Ese morral celeste colgado en su hombro derecho, con esa ropa mal arreglada, mitad de la camisa marrón afuera del pantalón, zapatos negros, pantalón de vestir color beis, corbata toda desaliñada. Una media sonrisa dibujada en su rostro.
El mismo de siempre, saludando a todos muy simpáticamente. Otro que nadie aguanta. La verdad que es un tipo gentil y buena onda –hasta por ahí no más- pero algo que lo caracteriza de diez y es la razón por la cual nadie lo soporta: es que es pesado, muy, muy insoportable.
Aprovechó de que la secretaria de la dueña del editorial no estaba, e ingresó a la gran oficina o como le llamaban algunos “la recepción del infierno” sin permiso previo.
Cuando Estrella vio que se abría la puerta levantó la vista rápidamente, esperanzada de que sea su secretaria con su café, pero no, se llevó la mayor desilusión. Al ver al sujeto inmediatamente frunció el seño.

- ¿Quién te dejo entrar? –preguntó con prepotencia.
- Nadie ingrese solo. No estaba tu secretaria así que aproveche, y obvie toda la espera que siempre me haces pasar.
- Aja, no me interesa, te retiras. Si no tenes permiso de ingresar a mi oficina, no pasas.
- Ohh vamos Estrellita –acercándose al escritorio.
- Ya te dije que no me llames así.
- Bueno. Te llegó correo.
- A ver –estirando la mano.

El sujeto le sonrió simpáticamente, ésta inmediatamente frunció el seño; y sacó de su morral el correo correspondiente a la mujer, entregándoselo en la mano. Ella abrió la carta y la comenzó a leer.

- Osh otra carta de éste idiota.
- ¿De quién? –verdaderamente interesado.
- Que te importa –mirándolo pesimamente- Ya puedes retirarte Kakashi, ya me diste la carta, ahora vete.
- No prefiero quedarme –tomando asiento- ¿Y qué tal el trabajo? –comenzó a revisar los archivos que tenía sobre la mesa, agarrando una carpeta azul la cual luego de acomodarse mejor en la silla, la abrió y comenzó a leerla- Me imagino que debe ser súper agotador. Ese debe ser el motivo de ese mal humor que tenes siempre.

Le sacó la carpeta bruscamente, haciendo que el peli plata la mirar a la cara, esa cara que solo inspira miedo. Solo lo miraba con mucho desprecio, furia, odio no sentía otro sentimiento ajenos a esos.
Si, como lo verán Kakashi es insoportable, un sujeto de treinta y cinco años que solo se encarga de repartir las cartas o las encomiendas en Konoha. Por una extraña razón no le importa llevarle la contra a la mujer más importante en el ámbito de medios comunicacionales. Cero respeto es lo que tiene hacia ella. Pero extrañamente a él le encanta ir a esa editorial y verla a la mujer. No sé si porque le gusta llevarle la contra, porque le gusta irritar a la gente, o solo porque es así de molesto.
La Himara le pidió que se retirase de su oficina muy furiosa ¿Y qué hizo él? Solo le sonrió, la saludo amablemente y se retiró. Oh sí, es lo que más le molesta de él, lo que más la irrita, esa gentileza con la que la trata, esa estúpida sonrisa que siempre le regala, a pesar de que ella lo trata como perro. Pareciera que se le burlara en la cara. Si como verán lo odia con el alma.

- Estúpido –murmuro al verlo salir de su oficina.
##########000000000##########

La Yuki, la ladrona Yuki le había robado la billetera a Shikamaru, y pues él no se había dado cuenta. ¿En qué momento sucedió esto? Nadie lo puede saber; raramente Asami tenía esa capacidad de delinque que solo expertos en los robos podía lograr, nunca había robado un banco, ni nada de esas cosas, pero siempre hurtaba objetos ajenos, al parecer los amigos que había hecho en la facultad no eran buena influencia para ella.
La ojigris caminaba por los pasillos del hospital, mirando la billetera del muchacho, y en el momento que la abrió se llevó una gran sorpresa.

- ¡Carajo! Este pibe es millonario. ¡Mira todas las tarjetas que tiene! ¡¡Platino, dorada, naranja, visa!! –mirando al frente con cara de idiota y con baba en su boca- Ohh por Dios sssssss lo que haría con esto.

En ese momento Asami comenzó a imaginarse a ella y las tarjetas. En una estúpida escena, donde ella era un ninja, la cual estaba vestida como tal, toda de negro, solo sus ojos grises quedaban al descubierto de las demás personas, una gran espada a su espalda y las tarjetas eran sus shuriken.

Imaginación de Asami
- ¡Toma esto maldito! –derribando a un maleante con su gran espada.
- No te saldrás con la tuya Yuki –le habló un hombre gordo de lentes oscuros, pinta de mafioso.
- ¿Ah qué no? ¿Me estas probando? –sacando las súper tarjetas de crédito y debito- ¡Por el poder de “Las Tarjetas Multicolores” -levantándolas.
- ¡Ohh no Las tarjetas multicolores! Tiene toda la variedad que existe.
- Si y también la de McDonald’s pelotudo.
- ¡No la de McDonald’s no!
- Si –entrecerrando los ojos- Hasta la vista baby –finalizó lanzándole las tarjetas.
- Nooo –gritó el hombre gordo, cayendo al piso con las tarjetas clavadas en su pecho.
- Seeee… Muajajaja muajajaja ¡¡Maujajajaja!!
Fin de la imaginación


- Muajajaja –reía con los brazos hacia arriba parada arrida de las sillas de espera.
- Emm… ¿Te sucede algo?
- ¿Eh? ¿Qué? –mirando al sujete- Ah vos ¿Qué queres? –bajando de las sillas.
- Te estuve esperando afuera –mirando la mano de la chica- ¿Qué tenes ahí?
- ¿Eh? –mirándose la mano, en la cual sostenía la billetera del chico- Nada, no tengo nada ¿Por qué preguntas? –guardándola rápidamente.
- ¿Esa no es mi…?
- No, no nada, no es nada –acercándosele- Caminemos juntos. Contame ¿Qué andas haciendo por acá?
- Tsss… Te esperaba –le respondió aburridamente.
- ¿Para llevarme a mi casa? –deteniéndose.
- Si.
- ¿P-Por qué?
- Por qué no estás bien –mirándola con esa típica mirada aburrida- Cielos, ¿Es tan difícil de entender? –colocándose las manos en los bolsillos y continuando con el camino- Viejo esto es demasiado agotador.

La chica se lo quedó mirando al Nara, pues nunca en su vida había conocido a una persona, mejor dicho a un muchacho tan atento y caballero como lo era Shikamaru. Generalmente todos los chicos siempre que se ofrecen para algo, lo hacen con algún fin, con algún provecho, ya sea para agarrarte o para pedirte algo a cambio. Pero él no, él era diferente.

- ¿Qué, piensas quedarte con esa cara de tonta, parada ahí? ¿No piensas venir? –le preguntó vagamente.
- Ah sí claro –acercándosele- Emm toma.
- Mi billetera –tocándose los bolcillos- ¿Por qué la tenes vos?
- Emm –moviendo los ojos de un lado al otro- Es que se te cayó

Asami le entregó la billetera en la mano y continuó con el camino a pasa rápido. Mientras que el Nara se la quedó mirando.
##########0000000000##########

- Osh odio venir a esta universidad.
- ¿Por qué?
- ¡¿Cómo que por qué?! –mirando a su alrededor con desprecio- Está lleno de mugrosos, que no tienen un lugar para caerse muertos.
- Bueno pero tu decidiste estudiar aquí, Sasuke.
- Si, pero fue para que vean que puedo ser humilde.
- ¿De qué demonios estás hablando? –arqueando una ceja- ¿Tu humilde? Ja-ja-ja. No me hagas reír. Eres la persona más arrogante que puede haber en la tierra. Y no viniste por ese motivo, viniste por qué no habías ingresado a otras carreras, y fue en la única que pudiste ingresar.
- ¡¿Cómo te atreves a decirme eso Suigetsu?! –mirándolo verdaderamente enojado- Soy tu amigo, tu hermano del alma –abrazándolo y soltando lágrimas- ¿Por qué me dices esto?
- ¨Osh odio que sea tan bipolar¨ –pensaba el peli blanco revoleando los ojos, mientras era abrazado por el azabache.

Sasuke es un joven de veintitrés años. Extremadamente arrogante, caprichoso, prepotente, inmaduro y la mayoría de las veces mal humorado. Pero muy galán, muchas mujeres caen a sus pies y no le es necesario hacerlas reír, decirles que tenía cual y tal cosa o necesariamente hablarles. Es más, ellas tratan de que el muchacho las mire, de verse inteligentes o alegres a los ojos azabaches.
Como lo verán Sasuke aun iba a la universidad. El azabache había pasado por muchísimas carreras. Ingeniería Electrónica, Minería, Contabilidad, Abogacía, Ingeniería Nuclear, Astronomía, Ciencias Políticas, Medicina y Psicología, y en todas, en todas ellas había fallado. En la única que “tuvo suerte” fue en Abogacía, pues en ella había ingresado al primer año, pero solo cursó un mes y dejó de ir, y las veces que iba no hacía nada de nada, se la pasaba escuchando música en la clase y molestando a los otros compañeros, un verdadero pelotudo para resumir. En cuanto a las otras carreras ni siquiera pudo hacer el pre universitario que lo bocharon.
Bueno pero al fin pudo ingresar a una carrera universitaria. Gastronomía, eso es lo que él está estudiando. La verdad que le va bien, bueno no una cosa que “fooaa puros diez se saca” al contrario, aprueba las materias de pura suerte. Pero bueno, algo es algo ¿No?
Como lo notaran Suigetsu Hozuki es su amigo, un chico de la misma edad que el Uchiha. ¿Cómo conoció a Sasuke? Pues ambos se conocieron en el pre de Ingeniería Electrónica. A diferencia de Sasuke, Suigetsu pudo ingresar a esa carrera y la siguió cursando hasta el día de hoy, ambas facultades están en la misma universidad, es esa la causa de que ambos se pueden ver. Pero Suigetsu también es algo vago, a lo que todavía no terminó su carrera, está en tercer año de facultad y le faltan dos para recibirse.
Por desgracia Suigetsu no corre con la misma suerte que su amigo, para salir o agarrarse a una chica debe hacer hasta lo imposible para que ellas “caigan a sus pies”
Son muy diferentes, él es un chico común y corriente, de clase media. Divertido, inteligente y muy agradable. Mientras que el Uchiha todo lo contrario.

- ¿Por qué no fuiste a una privada, en vez de una estatal?
- Porque no tenía ganas de que mi padre me pagara los estudios –comenzando a caminar.
- ¿Por qué no trabajas? –caminando a su lado.
- Ohh Suigetsu –deteniéndose de seco y mirándolo con desprecio- Eso es de pobres –siguiendo con su caminó.
- Oye, yo trabajo –mirándolo mal ya que lo había ofendido por el comentario.
- Es por eso que pienso que eres un muerto de hambre.
##########000000000##########

- ¡¡Y no quiero que vuelva a entrar esa sanguijuela a mi oficina!!

Le gritaba la Himara muy furiosa mientras recibía el café de su secretaria. La chica solo respondía con un sí muy a lo bajo, como si estuviese murmurando.
Es el peor trabajo de todos, ser secretaría de Estrella Himara, pues como verán la trata como perro, a todos trata mal, pero a la que ve más frecuentemente es a su secretaría y es la que debe atender todos sus llamados, problemas, quejas y necesidades. La pobre chica debe soportar un regaño todos los días, pues esta mujer nunca está conforme con lo que hace o con lo que hacen los demás.

- ¡Ya puedes retirarte! –haciéndole un gesto con su mano, mientras tomaba asiento.

La muchacha comenzó a caminar a paso rápido, cosa de salir lo más pronto posible de ahí

- Espera.

La joven se volteo.

- Yuki ¿Dónde está Yuki?
- D-de que habla señora.
- No te hagas la idiota conmigo. ¿Dónde demonios está Asami Yuki?
- En su puesto de trabajo señora –respondió nerviosamente.
- ¿Ah sí? –sonriendo con ironía- ¿No me digas? ¿Estás segura?
- S-s-si se-señora.
- Mhm –frunciendo el ceño- ¿Por juzgar a tu débil voz, a tu nervioso estado y a que dudas mucho en responder mis preguntas? Pienso que me estas mintiendo.

La muchacha no sabía que decir, la verdad que era muy difícil mentirle a la Himara, siempre se da cuenta de todo.
La chica estaba en aprietos, pues le había mentido a su jefa y esta se había dado cuenta. ¿Cómo demonios lo hizo? Si toda la mañana se la pasó a dentro de su oficina trabajando.

- Ay Deshiba –recostándose sobre su silla y mirando el techo- ¿Que hare contigo?. Eras tan confiable –mirando nuevamente a la Uchiha- Creo que tendré que despedirte, al igual que Yuki.
- No, no señora, discúlpeme no fue mi inte…

No pudo terminar la frase que inmediatamente la mujer saltó a su defensa.

- No lo fue, pero lo hiciste –mirándola verdaderamente enojada.
- Yo, yo, yo solo…

Hizo una pausa mientras sus ojos se humedecían y agachaba la cabeza, nerviosamente se tocaba las manos tratando de contenerse. Con una débil voz a punto de quebrarse y un cuerpo tiritando de los nervios, continuo.

- Yo solo lo hice porque no quiero que despida a Asami Yuki, Estrella-sama. No por favor no me despida –mirándola a los ojos- Yo sinceramente necesito--

No puedo continuar, pues las lágrimas comenzaron a salir compulsivamente y el nudo en la garganta no la dejó hablar.
La castaña revoleo los ojos se cruzó de brazos a la misma vez que se cruzo de piernas. Miraba seriamente como la Uchiha se cubría la cara y lloraba desconsoladamente delante de sus ojos. Poco a poco fue frunciendo el seño, demostrando que ya se estaba irritando con el llanto de la joven azabache. Ya en serio, no puede ser tan malvada.

- Bueno basta –mirándola enojada- ¡Dije basta!

Volvió a repetirle al ver que la chica no cesaba. Pero al segundo llamado calmó como puedo el llanto y levantó la mirada.

- Sabes lo que tienes que hacer. Recoge tus cosas y lárgate.
- Pero señora. ¡Por favor no me despida deme otra oportunidad!
###########0000000000###########

Se la notaba irritada, con cara de culo iba viajando con el muchacho que miraba hacia el frente tranquilamente, con ambas manos en el volante.
Se detuvo en un semáforo que se comenzaba a poner amarillo para luego pasar al rojo. La peli morada giró y lo vio de mala forma.

- Emm podes pasar de todas formas, no hace falta que te detengas cuando el semáforo esté en amarillo.
- Ohh no claro que no –mirándola- Vos no sabes los peligros que uno corre.
- ¡¿Peligros?! ¡De que mierda hablas! ¡¡Vos sos un peligro!! Desde que salimos del hospital que no te dejan de bocinar, ¡¡Andas a veinte por la autopista!!
- Es solo precaución –le contestó mirando hacia delante serenamente.
- ¨Que pelotudo que es¨ -pensó mirándolo pesimamente.

El semáforo volvió a ponerse en verde, pero Shikamaru se quedó mirando hacia ambos lados de la calle que cortaba su carretera.

- Bueh, ¿Pero ya puedes avanzar no? Ya está en verde.
- Si, me estoy precaviendo que no cruce nadie.
- ¡¡Por Dios hermano andas más despacio que mi abuelita!!

Le gritó enojada y rápidamente se sacó el cinturón de seguridad y abrió la puerta lanzándose del vehículo en movimiento. En ese instante Shikamaru gritó como niña al ver la hazaña de la chica. Nerviosamente, al ver que la chica se lanzó del vehículo, comenzó a manobrera bruscamente y choco contra un poste de luz tirándolo abajo. Asami se levantó del piso y se quedó mirando el choque.

- ¿Ese es su compañero señorita? –le preguntó un joven.
- No –mirando para todos lados- Nunca en mi vida lo eh visto –alejándose misteriosamente del muchacho, miró para todos lados y con una velocidad increíble se alejó del lugar.

CONTINUARÁ...
avatar
Asami DE Nara

Mensajes : 6
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "Por esa impuntialidad"

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.