Nadie sabe qué decir
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Mouse Navigator
Últimos temas
» Sous la pluie
Vie Sep 14, 2012 4:13 pm por Janis-Kagamine

» Bleach
Lun Sep 10, 2012 7:05 pm por Janis-Kagamine

» Sky-Blue
Lun Ago 27, 2012 6:51 pm por Janis-Kagamine

» Koizora
Miér Ago 01, 2012 3:43 am por florash

» Paradise Kiss
Miér Ago 01, 2012 3:41 am por florash

» Por siempre Sola
Miér Ago 01, 2012 3:23 am por florash

» Léiriú
Sáb Jul 21, 2012 6:17 pm por Seymi

» Aoharaido
Lun Jul 02, 2012 2:50 pm por Seymi

» Last game
Dom Jul 01, 2012 10:33 pm por Seymi

»  Inu X Boku SS
Dom Jun 17, 2012 4:12 pm por Seymi

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 15 el Miér Oct 17, 2012 7:09 pm.

Claro de luna

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Claro de luna

Mensaje por tenshi12 el Sáb Nov 26, 2011 6:52 pm

FICHA:
Resumen: Un portal inesperado que se abre en un bosque oculta; una chica entra sin saberlo enfrentándose a muchos obstáculos para regresar con su familia sin embargo el camino estará lleno de sorpresas, de amistad, de odio y de muerte. Hará lo necesario para regresar sana y salva.

Género: Fantasía & Ciencia Ficción

Categoría: Fanfic Original

Advertencias: muerte de un personaje

Capítulo 1: "Una luz en la noche":
Ha llegado ese día, falta muy poco para que por fin me libere. Mañana cumplo 18 años y he esperado tanto tiempo para esto que las horas se me hacen eternas; de tan solo pensar que muy pronto seré mayor de edad y al fin una persona independiente me hace sentir ansiosa; podré irme a vivir sola y a hacer lo que quiera sin tantas reglas que me limiten, haré que mi padre me compre un buen auto, no por nada mi familia tiene dinero y una buena posición social.

Aún no entiendo el porqué mis padres decidieron hacer mi fiesta en la cabaña del bosque alejada de la ciudad, venir a celebrar algo tan importante aquí a pesar de que les pedí muchas veces una excelente celebración con todos mis amigos; una fiesta que todos envidiarían. Tal vez fue por esa pequeña discusión que tuvimos meses atrás, es tan insignificante que ni siquiera vale la pena recordarlo; supongo que fue eso lo que hizo que viniésemos aquí, aún así reconozco que este es un lugar hermoso.

En estos momentos mi familia se encuentra adentro viendo no se qué cosa, tratando de sobrellevar mi alegría por los eventos que mañana me esperan he decidido estoy salir afuera para tomar un poco de aire y de hecho no me arrepiento; en lo alto del cielo hay una estupenda y bella luna llena que ilumina todo, su luz baña las copas de los árboles dejando ver un perfecto paisaje; los susurros de la noche tocan mi alma elevándola hasta llegar a la propia luz de la noche.

Es tan hermosa que quisiera admirarla más pero aquí no puedo porque la luz de la cabaña lo arruina, este es un espectáculo que no me quiero perder y tal vez sea un regalo que me ofrece esta noche, sin pensarlo demasiado comienzo a caminar rumbo al bosque, tal vez la oscuridad de la atmosfera mejore la escena. No pienso ir muy lejos ya que es tarde y necesito descansar para mañana, a pesar de todo agradezco el estar aquí. Por más que quiera no puedo dejar de mirar la esfera de luz que tengo sobre mí, siento un deseo irresistible de llegar hacia ella además de que hacer una caminata por la noche es un buen ejercicio o al menos eso he escuchado decir a mi padre.

Cada vez me adentro más en el bosque, los caminos brillan a cada paso que doy y los cantos de los grillos se hacen cada vez más fuerte. Un pensamiento inunda mi mente: ¿Ser mayor de edad es tener más libertad? Mi padres no paran de decirme que también implica tener más responsabilidades pero yo creo que también es una forma de liberarte de muchas restricciones, en fin, es algo que my pronto descubriré.

Hace mucho que mis pies se mueven solos guiándome entre los árboles que cada vez resplandecen más, a lo lejos alcanzo a ver un pequeño espacio que está iluminado demasiado; he perdido la noción de que tan lejos he llegado y mucho menos he contado cuánto tiempo llevo caminando aunque no pierdo de vista la dirección de dónde vine, de vez en cuando volteo a ver hacia atrás aunque no hay nada. Ya es demasiado tarde como para regresar, lo único que quiero es llegar hasta ese lugar que veo allá lejos; ahora siento claramente que me atrae hacia él, como si fuese un espacio para mí.

Comienzo a correr sin darme cuenta, mi tenis se sienten más ligeros en estos momentos y mi chaqueta se mece con el viento; una corriente de aire pasa a mi lado y mueve mi cabello que está amarrado en una coleta. Me falta poco, un brillo extraño empieza a aparecer alrededor de los árboles. Un brillo que me hace sentir tranquila a pesar de todo. Estando más cerca tengo que cruzar pequeño riachuelo que hasta ahora no había visto aquí piso sobre unas rocas para cruzarlo y ya he llegado a la otra orilla; el aire comienza a soplar cálidamente mientras corro, unos metros más y llego, doy por finalizada mi carrera y dejo de correr; comienzo a caminar lentamente.

Ahora veo claramente que este lugar que me llamaba y atraía tan fuertemente es un hermoso claro de luna, la luz forma un círculo perfecto en medio de los frondosos árboles que lo rodean. Jamás había visto ni estado en uno y por qué no decirlo, está es mi primera vez, sé que es un claro porque lo he visto en muchas películas pero ni siquiera ellas pueden mostrar lo bello y tranquilo que pueden ser.

Parada justo en medio la luz me baña completamente, siento como si me acariciara el rostro con una mano invisible, o puede ser sólo mi imaginación. Respiro hondo este aire cálido que me rodea y me permito relajarme por un instante. Todos mis sentidos han sido atrapados por esta tranquilidad y por esta luna, ahora mismo es como si fuese parte de ellas. Mis pensamientos se esconden para disfrutar este momento, poco a poco cierro mis ojos para absorber todo lo que tengo esta atmósfera como si el tiempo se detuviera en este instante y no existiera otro más que este momento que estoy viviendo.

Me gustaría sentirme así más veces, quiero quedarme con los ojos cerrados un minuto más mientras me sumerjo en este reto de paz que he encontrado. ¿En verdad existen momentos así? De repente el aire cálido que me acariciaba hace un momento desaparece y en su lugar me rodea un duro aire frio que me hace temblar, instintivamente subo el cierre de la chaqueta y por una extraña razón la tranquilidad que hasta hace unos momentos sentía ha desaparecido dejando solo un dejo de miedo, no lo entiendo. Abro mis ojos y me doy cuenta de que sigo en el mismo claro, entonces. ¿Por qué me siento asi? Algo ha cambiado y no sé qué es.

Ya he tardado demasiado y mi familia debe estar preocupada doy media vuelta y me pongo en camino hacia la cabaña; mis pasos son acelerados, oigo el gruñido de algun animal a lo lejos y comienzo a correr es raro pero el riachuelo que antes crucé no está ahora es un terreno plano siento como un escalofrió recorre mi cuerpo una extraña sensación comienza a brotar dentro de mí. Empiezo a correr y correr cada vez más rápido quiero llegar a la cabaña a salvo aunque no sé de qué estoy huyendo.

El aire se pone más frio y no puedo creer que haya cambiado tan rápido. Los ruidos se incrementan y escucho un aleteo entre las copas de los pinos ya no sé si son animales u otra cosa. ¿Y dónde está el riachuelo de antes? No me fijé en qué momento lo crucé. No me falta mucho para llegar o al menos eso creo. Lamentablemente ahora estoy desesperada y corro con todas mis fuerzas, sin darme cuenta tropiezo con una piedra que no había visto cuando iba al claro, sé que voy por el camino correcto, no puedo equivocarme. Mi corazón se acelera a un ritmo veloz y el miedo que tengo amenaza con volverse más intenso. Tal vez no debí alejarme demasiado, fue un error hacerlo.

Estoy a casi nada de llegar y es muy raro que no vea la luz de la cabaña; paso el último árbol que recuerdo y me detengo paralizada. Espero que sean mis ojos los que me engañan porque no está, mi cabaña no está aquí. ¿Acaso me equivoqué de dirección? Solo veo un montón de piedras y troncos apilados, no hay rastro de que persona alguna haya estado aquí antes. Simplemente no comprendo ¿Dónde están mi cabaña y mi familia? O mejor dicho ¿Dónde estoy yo? ¡No! no pude equivocarme ¿O sí? Me invade un terror que no me permite moverme. Sé que este es el lugar y para comprobarlo me acerco a un árbol, ahí debe estar la marca que hice cuando tenía 10 años: las iniciales de mi apellido.

Miro en donde debe estar la marca y comienzo a temblar; me apoyo del árbol, ¡ahí está la marca! Es la misma, es mi letra… entonces ¿Qué ha ocurrido? Quiero gritar cuando escucho ruidos a lo lejos, más bien me suenan a pasos; sí pasos de personas que se acercan. Tal vez les debería preguntar si saben algo de mi familia. Cada vez se acercan más y vienen con voces mezcladas entre las cuales distingo de niños y adultos ¿Serán otros campistas? No, lo dudo, mi padre dijo que este es un bosque solitario y que solo conocía dos cabañas aquí, la de nosotros y otra al otro lado del bosque que parecía abandonada.

Me escondo detrás del árbol y espero a que pasen, las sombras comienzan a asomarse justo del camino que vine. Son un grupo de personas, tal vez unos 10 o 15 entre niños, jóvenes y adultos; todos armados y con ropa oscura. Van corriendo en dirección recta adentrándose más al bosque, se nota que tienen prisa pero… ¿Prisa para qué? Debo ser muy cobarde porque estoy tan paralizada que veo como se alejan perdiéndose en la oscuridad de la noche sin hacer nada, la luna se ha ocultado detrás de unas nubes lo que hace salir del árbol en que me encuentro y camino hasta llegar donde están las rocas, me quedo mirando el lugar donde desaparecieron.

Una parvada pájaros pasa volando en el cielo haciendo un ruido que me eriza la piel. No puedo dejar de pensar en lo que he visto cuando de repente siento un gran empujón y caigo al suelo sobre las rocas lanzando un quejido al mismo tiempo que oigo el ruido de un arma caer tras de mí estoy aturdida del impacto y mi brazo me duele, una voz me dice: —Lo siento, no te vi, creo que iba demasiado rápido que no pude evitar tirarte, no fue mi intención.

Me volteo y la luna comienza a iluminar a la persona que hace un instante me habló, poco a poco la luz ilumina su rostro y veo que es un muchacho quién me tiende su mano para levantarme, no puedo evitar quedarme mirando su rostro pues es un muchacho tal vez de mi edad, moreno de cabello negro con marcas en la cara y unos hermosos ojos verdes, tiene un aire de preocupación. Veo que detrás de él hay una pistola en el suelo le doy mi mano y él como si yo no pesara nada me levanta rápidamente.

—Gracias —le digo.
—De nuevo te pido disculpas por esto, espero que no te hayas lastimado, estaba tan apurado por llegar al tren que no te vi —su voz se escucha preocupada pero no sé a ciencia cierta si es por mí o por otra cosa, espera, ¿Qué fue lo que dijo? ¿Habló de un tren? ¿A qué tren se refiere? Aquí no hay tren por que la única forma de llegar es con una camioneta…
— ¿De qué tren estás hablando? No había ninguno cuando llegué y… ¿qué haces con esa arma? —le pregunto, creo que es él quien ahora está confundido, lo noto en su rostro.
—No comprendo, siempre ha habido un tren aquí, tal vez no te acuerdes por el susto del golpe pero me extraña que tampoco recuerdes porque tengo un arma, a propósito ¿Dónde está la tuya?
— ¿Mi arma? ¿Cómo se te ocurre que yo tenga un arma? Para que la querría y lo más importante para mí, aquí había una cabaña con mi familia adentro, ¿Sabes dónde está?
— ¿De qué cabañas hablas?, aquí no ha habido jamás tal cosa, y lo de tu arma es obvio que la necesitas para defenderte y atacar.
Cada vez estoy más confundida y otra vez estoy temblando, el aire comienza a soplar fríamente y siento miedo…
—Por favor dime que está ocurriendo te lo suplico.
—Aquí no ha ocurrido nada, siempre ha estado así, ¿acaso no recuerdas que estamos en guerra?

Estamos en guerra… ¿Por qué siento que nada será nuevamente igual?




Última edición por tenshi12 el Miér Abr 04, 2012 11:39 pm, editado 3 veces



Spoiler:

"Aún si el cielo está oscuro y no se puede ver nada... en algún lugar brillan las estrellas"
avatar
tenshi12
Escritor
Escritor

Mensajes : 84
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por Jesho el Dom Nov 27, 2011 12:18 am

Hola, bueno, antes de leer, sería conveniente de que colocaras la ficha completa c: Gracias.



Camimi Sun Shine}
The Sky is the my limit ##

CLUBS a los que pertenezco:

Talleres:


avatar
Jesho
Administradora
Administradora

Mensajes : 640
Edad : 21

Ver perfil de usuario http://nsqd.activo.in

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por Angel1693 el Dom Nov 27, 2011 4:48 am

Hola
Está genial, síguela pronto! ^^
Saludos! *---*


Clubs:



XBL:
[



"Aunque haya hombres que sigan ciegamente la verdad, recuerda, nada es verdad; aunque haya hombres que se dejen cuartear por la ley o la moral, recuerda, todo está permitido."
avatar
Angel1693
Escritor
Escritor

Mensajes : 66
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por tenshi12 el Dom Nov 27, 2011 6:00 pm

gracias, asi lo hare y reitero mis disculpas por haberme olvidado de poner la ficha del fanfic, gracias por la observacion y perdon, *---* prometo que no me pasara de nuevo. :Escribiendo



Spoiler:

"Aún si el cielo está oscuro y no se puede ver nada... en algún lugar brillan las estrellas"
avatar
tenshi12
Escritor
Escritor

Mensajes : 84
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por Jesho el Dom Nov 27, 2011 11:55 pm

No te preocupes, todo está bien c:



Camimi Sun Shine}
The Sky is the my limit ##

CLUBS a los que pertenezco:

Talleres:


avatar
Jesho
Administradora
Administradora

Mensajes : 640
Edad : 21

Ver perfil de usuario http://nsqd.activo.in

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por Braktz el Lun Nov 28, 2011 3:42 am

Aparto para corregirte ciertos errores que vi por ahí en el escrito :D



¡Sone!
Nunca sabes quién se puede enamorar de tu sonrisa :D


El club al que pertenezco:



Taller en el cual participo:

avatar
Braktz
Corrector Ortográfico
Corrector Ortográfico

Mensajes : 164
Edad : 21

Ver perfil de usuario http://ecenciadeverano.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por ISA...!!! el Lun Nov 28, 2011 8:12 pm

Esta genial la historia... ByeBye sigue asi...



"Nada es en la humanidad resultado de la casualidad, al final todo tiene un significado".

avatar
ISA...!!!
Escritor
Escritor

Mensajes : 182
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por tenshi12 el Mar Dic 20, 2011 10:44 pm

Capítulo 2: "No soy de aquí":
Muchos sentimientos recorren mi cuerpo: angustia, dolor, miedo, confusión; cada uno con una intensidad diferente dentro de mí, incluso ahora siento como si el mundo me cayese encima. Me encuentro en el tren que el chico antes me mencionó ya que según él era peligroso que me quedara ahí sola y sobre todo en las condiciones en que estaba qué además de no tener buen aspecto me tomarían como el enemigo y me atacarían, no tendría oportunidad de defensa y moriría fácilmente o al menos eso fue lo que él me dijo. Su nombre que me dio inmediatamente después de levantarme y conducirme al tren es Ryan, después de que me lo dijera yo me vi en la obligación de decirle el mío: Karim.

Justo en este momento nos encontramos rodeados de gente extraña que jamás había visto, todos vestidos con ropa oscura iguales a los que antes cruzaron por el bosque solo que estos tienen una extraña expresión de tristeza en el rostro.

—Noto mucha confusión en tu cara, debe ser por el golpe que te diste aunque es extraño porque la caída no fue de tanta gravedad como para que sufras amnesia —me dice Ryan captando mi atención que estaba centrada en esas personas.
—No es que yo no tenga memoria, recuerdo completamente todo. Hasta hace unos momentos me encontraba preparando todo para mi cumpleaños de mañana en compañía de mi familia, ahora no sé en qué me he metido y sinceramente estoy muy confundida —le contesto.
—Uhm, esto realmente es extraño, tú sigues asegurando que en el bosque había una cabaña con tu familia adentro y realmente jamás ha habido tal cosa, no entiendo que puede estar pasando. No parece que estés mintiendo.
— ¡Claro que no estoy mintiendo! sin embargo nada de esto parece broma. Si pudieras explicarme todo te lo agradecería mucho.
—Está bien, será mejor que aclaremos todo de una vez; una cosa antes ¿Te puedo llamar por tu nombre? Realmente es hermoso y a decir verdad me gusta mucho, lo mismo que tus ojos.

No puedo evitar sonrojarme ante lo que me dice, mi nombre siempre me ha parecido muy bonito pues mi madre lo eligió con especial cariño y mis ojos… son un hermoso regalo de mi padre, azules como el color del mar y del cielo. Aunque ya estoy acostumbrada a esta clase de cumplidos en la escuela viniendo de él suena muy diferente, tal vez sea por la situación en que estamos.

—Sí, por mí no hay problema, en ese caso tambien te llamaré por el tuyo.
—Muy bien; pues Karim ésta es la realidad: Por largos años hemos permanecido en duras batallas contra la única persona que controla este mundo: la Emperatriz Yasha, así nos ha obligado a llamarla aunque dudamos de que sea su verdadero nombre. Ella por mucho tiempo ha mantenido bajo su poder al mundo y nos ha hecho sufrir tanto; sus reglas son simples si cometes una falta eres castigado con la muerte sin poder defenderte. Tiene guardias por todos lados vigilando cada paso que das, no puedes decir nada en su contra o serás llevado al palacio para nunca más volver. Nos obliga a vestirnos como a ella se le antoje; es la unica que aprovecha la explotación que sufrimos pues toda la riqueza que existe es para ella mientras los demás nos las arreglamos como sea para sobrevivir. Un día todo cambió, alguien ya no quiso seguir con esta situación y se alzó contra la Emperatriz y los que la siguen pero fue ubicado enseguida y ejecutado mientras los demas veían su sufrimiento. Esto lo hizo según para evitar que alguien más ose en desafiarle, muy al contrario de lo que creía la gente no soportó más tanta crueldad y ahí comenzó el levantamiento que muy pronto se convirtió en una guerra para derrocarla. Lamentablemente esto ha durado más de lo que se imaginaban, sus fuerzas militares son poderosas y tiene a su alcance todo tipo de armas y artefactos además de que ella es quien coordina los ataques, por años se ha mantenido esta lucha que parece no tener fin. Muchos han muerto y otros miles se encuentran heridos…
— ¿Entonces todas estas personas son parte de la resistencia?
—Asi es, todos quieren acabarla pero a pesar de todos los esfuerzos que hacemos ella siempre acaba ganando.
—Todo esto me suena muy aterrador, ¿Cómo puede haber una persona asi? solo alguien sin alma puede cometer todas esas atrocidades pero eso no es lo que me preocupa, según tu historia esto ha estado asi por mucho tiempo pero yo no recuerdo que algo como esto pasara. Es como si habláramos de épocas diferentes.

Centro de nuevo mi atención en las personas que nos rodean, si al principio pensé que todo esto era una cruel broma pero el relato de Ryan me ha hecho cambiar completamente de opinión, si esto no es una broma, entonces ¿Qué es?

—Abuelo, papá y mamá no regresarán más ¿verdad?
—Lamentablemente así es mi pequeño, ellos ahora están en un mejor lugar cuidando de su pequeño angelito que dejaron aquí —la plática corresponde a un anciano que se encuentra a una no muy larga distancia de mi, en sus rodillas tiene sentado a un niño de tal vez unos 7 años, ambos se ven tristes y demacrados; el viejo algo herido en el rostro y el niño lleno de polvo.
—Abuelo ellos están muertos pero tú no me dejaras.
—No lo haré, te aseguro que jamás te dejaré solo —el niño se recuesta en el regazo de su abuelo y éste lo abraza mientras le susurra algo al oído. Viendo esta escena no puedo evitar sentir lástima por ellos, no me gusta nada esto.
—Ocurre siempre, cada día hay más niños que se quedan sin padres o padres sin hijos, en el peor de los casos solos. Todos muertos durante las batallas.
Me sostengo más fuerte al asiento, volteo hacia la ventana y veo que aún sigue siendo de noche. Ya hemos viajado mucho tiempo y ni siquiera se adonde me llevan, no quiero quedarme con la duda hasta que lleguemos.
—Ryan me puedes decir ¿adónde nos dirigimos?
—Nos dirigimos a la base RISS, ahí nos encontraremos con los demás.

Saber que voy a una base militar sin encontrar a mi familia hace que el estómago se me revuelva. Pero si me quedaba en el bosque bien podría estar ahora muerta, supongo que haber venido debió ser la mejor opción o al menos eso espero. Sigo observando el escenario que tengo ante mis ojos, de verdad que me es difícil creer que todo esto está pasando. Por una extraña razón que no se explicar siento que yo no pertenezco aquí y que mi presencia es un error. Si ese es el caso que alguien me diga cómo salir.

El tiempo sigue transcurriendo y no veo la hora en que lleguemos a nuestro destino. Mis cálculos indican que ya hemos recorrido la suficiente distancia como para haber atravesado una ciudad. De repente el tren frena sin avisar antes lo que hace que la inercia me empuje hacia adelante y que mi rostro choque con el asiento de enfrente. Las personas que están a mí alrededor voltean a verme y noto que algunas no pueden evitar tener una sonrisita burlona en el rostro; me duele la nariz por el impacto con el asiento que no estaba nada suave, comienzo a sobármela para alejar el dolor. Y para colmo Ryan también se ríe.

—Bueno basta de perder el tiempo.
—No estoy perdiendo el tiempo.

Me da una mirada rápida con una sonrisita burlona en el rostro, eso me hace enojar y mucho. Me da la mano y me indica que me levante del asiento; no tengo intenciones de quedarme más tiempo aquí así que rechazando su oferta hago su mano a un lado y me levanto por mí misma, el entiende mi mensaje y atrae su mano hacia él; juntos nos dirigimos a la puerta. No había notado que el tren era muy grande y me sorprende que además sea ancho, lo necesario como para transportar una doscientas personas solamente sentadas. Es impresionante la coordinación que toda esta gente maneja, muy al contrario de salir todos apresurados como suele ser en el metro de la ciudad aquí cumplen con un orden perfecto para salir, no se empujan los unos a los otros ni hacen intentos de salir primero, solo caminan hacia la salida en filas.

—Como te habrás dado cuenta ya hemos llegado a la base. Lo que sigue es entrar y reportarnos.

Asiento ante su comentario. Lo primero que me sorprende al bajar es que no hay nada a la vista salvo la gente que acaba de bajar, no veo ninguna casa o campamento que me indique que hay un cuartel aquí.

—Ryan, no veo nada parecido a algo que indique un campamento, perdón por la pregunta pero ¿no se supone que deberia haber algo como eso aquí?
—No seas tonta, si pusiéramos un cuartel aquí a la vista de todos seriamos descubierto fácilmente y atacados, no sé lo que te imaginabas pero la base es subterránea a prueba de cualquier radar que intente rastrear nuestra ubicación.

Con su explicación me queda más que comprendido ¿Hacía falta que me llamara tonta? Aunque viéndolo bien debe estar acostumbrado a expresiones nada dulces por su situación en la guerra, no era de esperar que tratara amable a alguien a quien acaba de conocer. Lo que siguió me dejó un poco sorprendida, una vez que toda la gente estuvo fuera del tren éste comenzó su marcha de regreso a la misma dirección de donde habíamos venido, no dio vuelta ni nada por el estilo; simplemente comenzó a retroceder mientras la cola del tren se convertía en la cabeza al mismo tiempo que emitía extraños ruidos metálicos, aún con esa sorpresa dirigí mi mirada de nuevo a la gente que para ese entonces ya había formado un círculo alrededor de lo que me pareció que era una llave de agua, un hombre de tal vez unos cincuenta años se dirigió a ella y la tomo con sus manos jalándola hacia él. Esa es una forma extraña de sacar agua de una llave. Peor aún, es una extraña manera de ocultar una base ya que al jalarla hacia él se pudo apreciar un enorme hoyo de aproximadamente un metro de diámetro.

—Ese hoyo es la entrada a la base por si aún tienes duda, para entrar tienes que deslizarte por él hasta llegar unos 100 metros abajo, solo que debes calcular bien la caída y esperar el momento oportuno para ponerte alerta para caer de pie, de lo contrario sufrirás una caída dolorosa.

Situación comprendida, si me deslizo por ahí es cien por ciento seguro que tendré esa dolorosa caída de la que habla. Otro motivo para que se burlen de mí.
Poco a poco la gente comienza a deslizarse por el hoyo en el mismo perfecto orden que ya habían demostrado en el tren, no sé si es mi imaginación o la idea de que pueden caer no les atemoriza nada, debe ser por la costumbre de hacer esto; ignoro si todas las bases están ocultas de la misma forma. Por cierto en todo este tiempo mi guía personal ha permanecido a mi lado con los brazos cruzados sobre su pecho, creo que está esperando a que seamos los últimos para deslizarnos. Vaya consideración suya.

La noche sigue su curso. El ambiente que nos rodea es de tranquilidad, todo está oscuro sin embargo la luz de una luna nueva ilumina lo que hacemos; esperen ¿Cuándo cambio la luna llena que antes vi para convertirse en luna nueva? ¿Y las demas fases? Creo que estoy perdiendo la cordura pero viendo esa luna que ahora nos ofrece su brillo siento que mi teoría de no pertenecer aquí no está del todo incorrecta, es más, presiento que aquella luna que se eleva en lo alto tiene la culpa de lo que me está pasando.

—Está llegando nuestro turno, será mejor que te prepares porque seremos los últimos en entrar.

Es un alivio que me diga eso, de esa forma no muchos verán mi caída de primer nivel. Incluso dejo salir un suspiro de alivio dentro de mí. Cuando solo quedan alrededor de 10 personas Ryan me indica que nos acerquemos más a la entrada, el miedo comienza a recorrer mi cuerpo. Espero que tengan médicos abajo para atenderme cuando caiga.

—Esto es lo que haremos: primero bajaré yo y cuando el señor te indica seguirás tú. No tengas miedo porque yo estaré allá abajo para recibirte si no alcanzas a caer de pie ¿Qué te parece?

Sonrío ante su ofrecimiento y le digo que estoy completamente de acuerdo. Sin más que esperar nuestro turno ha llegado, Ryan se adelanta y habla con el señor que vigila la llave; por cómo me miran debo suponer que mi guía le indica que estoy asustada por el deslizamiento, una sonrisa sarcástica aparece en el rostro del hombre. Lamentablemente estoy ocupada pensando en cómo será mi aterrizaje como para preguntarle de que se ríe.

—Acércate —me indica, yo obedezco y camino hacia donde está él justo al lado del hoyo. Me asomo para ver mejor y veo que las paredes que lo rodean son de metal.
—Mira como lo hago yo y despues harás lo mismo, recuerda que estaré abajo esperándote —se sienta al borde del hoyo y cruza sus manos sobre su pecho; con un impulso de sus piernas se deja caer y continúo viéndolo hasta que desaparece de mi vista no sin antes dirigirme una mirada tranquilizante.
—Chiquilla es tu turno. Apresúrate para que pueda cerrar esto, solo haz lo que él hizo y déjate caer —me dice el hombre que resguarda la entrada, como si fuera fácil, debo imaginar que es un tobogán de un parque acuático solo que este es más profundo y abajo no me espera agua. Eso sin pensar que jamás me he deslizado por un tobogán ya que siempre he tenido miedo de ahogarme. Vaya momento de hacerlo.

Aquí voy, me siento al borde y cruzo mis manos sobre mi pecho y… me impulso con las piernas. La sensación que estoy experimentando es realmente desagradable, incluso comienzo a marearme, aquí dentro esta todo oscuro y no alcanzo a ver nada. Mis ojos solo ven hacia abajo para ver en qué momento aparecerá una luz que me indique que ya estoy llegando. Me pregunto cuántos metros ya llevo bajando, mi intuición me dice que no llevo ni la mitad y además estoy empezando a cerrar los ojos aunque sé que no debo hacerlo sino no podré ver la luz para caer de pie.
Y la luz que esperaba apareció, comienzo a escuchar ruido de personas lo que me indica que ya estoy llegando. Me pongo alerta y tenso mis pies para tratar de caer parada, solo espero que resulte; la luz se hace cada vez más intensa abajo y sin darme cuenta salgo disparada del tobogán para caer en medio de una lona extendida en el suelo y para sorpresa mía estoy de pie. Quien lo diría, para ser la primera vez que lo hago no me fue tan mal; Ryan está frente a mí viéndome con una sonrisa de satisfacción, me tiende su mano y yo la tomo mientras me ayuda a salir de la lona y ya estando en piso firme me permito soltar un gran suspiro. Pero ni tiempo tengo de recuperarme porque lo que tengo frente a mí capta enseguida mi atención, y yo que pensaba que una base militar era más pequeña: este lugar es sumamente gigante tal vez 100 veces más grande que mí casa, hay cientos de personas caminando de un lugar a otro y puertas alrededor que se abren a cada rato dejando pasar a unos mientras otros salen, supongo que deben conectar a otras habitaciones igual de grandes.

—Sígueme tengo que ir con mi superior a reportar que estoy aquí, luego veremos lo de tu asunto si no te importa.
—Por mi está bien haz lo que tengas que hacer —le respondo y Ryan se adelante a caminar mientras yo lo sigo, cruzamos el enorme salón y nos dirigimos a una de las tantas puertas que hay, se nota que ha venido aquí muy seguido para no perderse. Yo en cambio muy fácil me hubiese quedado desorientada si no fuese porque él está conmigo. Cuando sepa lo que ocurre le tendré que agradecerle como se debe por su ayuda. Tal vez le ofrezca dinero a cambio pero eso será despues de encontrar a mi familia.

Nos detenemos ante una puerta y él se voltea hacia a mí, deben ser más indicaciones de guía turístico, ahora que lo tengo de frente noto que realmente debe tener más o menos mi edad, es un poco más alto que yo pero eso no le quita la cara de quien está atravesando la juventud. Nuevamente no puedo evitar no mirar sus brillantes ojos verdes, tienen un brillo especial dentro que indica que su alma es pura y buena, su mirada atraviesa la mía y nos quedamos asi por unos instantes mirándonos, tratando de descubrir lo que llevamos dentro. El voltea hacia un lado dejando ver su inquietud por como lo miraba, incluso yo me siento apenada pero simplemente no puedo dejar de hacerlo, bajo mí vista al suelo mientras el continúa viendo hacia otro lado. Esto sí que es muy incómodo.

La puerta se abre y una mujer sale lo que rompe la escena anterior, Ryan vuelve a mirarme y me dice:

—Yo entraré mientras tú te quedas aquí afuera. No tardaré mucho.
Enseguida abrió la puerta y entró dejándome afuera esperando, ahora fueron unos señores los que salieron de esa puerta. Me miraron de reojo y pusieron una cara seria al verme, sé que no encajo aquí porque no estoy vestida como ellos pero no deberían mostrarlo de esa manera mirándome como bicho raro, no le dieron más importancia a mi presencia y siguieron su camino.

No tardó mucho la tranquilidad que reinaba pues enseguida otro grupo de hombres sale de la misma puerta, esto me hace pensar que dentro se llevó a cabo una junta o algo por el estilo. Los que acaban de salir ni siquiera notan mi presencia al lado de la puerta, es más, siguen platicando entre ellos. Por lo que alcanzo a oír mientras se alejan hablan de la última derrota que sufrieron y del número de bajas que tuvieron, oír esa cifra realmente me asusta; accidentalmente a uno de ellos se le caen unos papeles que traía en la mano los demás se inclinan para ayudar a recogerlos, uno de ellos toma un papel que estaba al lado de su zapato y lo mira, por lo que escucho es una foto de unos muchachos en cierto lugar desconocido para mí.

Le da la foto al de los papeles caídos y le pregunta que si es él y donde se lo tomó, el otro mira la foto y le contesta que es de su juventud cuando estaban estudiando antes de que destruyeran la escuela con todos adentro, el alcanzó a huir pero los amigos de la foto no, lastima por él. Otro señor le ofrece su pésame por los amigos a lo que él contesta que precisamente este día es el aniversario de sus muertes. Sin esperarlo ni imaginarlo comienzo a marearme de nueva cuenta y a perder el equilibrio, creo que estoy a punto de desmayarme por las palabras de aquel hombre. Acaba de decir la fecha en que estamos y me doy cuenta de lo que ha ocurrido y porque no encuentro a mi familia. Tambien eso explica porque no sé nada de esta guerra. ¡Yo tenía razón! ¡No pertenezco aquí! Es lo último que pienso antes de perder el equilibrio y el conocimiento. Estoy en un futuro que nunca deseé ver.


Última edición por tenshi12 el Miér Abr 04, 2012 11:51 pm, editado 1 vez



Spoiler:

"Aún si el cielo está oscuro y no se puede ver nada... en algún lugar brillan las estrellas"
avatar
tenshi12
Escritor
Escritor

Mensajes : 84
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por Angel1693 el Vie Dic 23, 2011 4:14 am

Isabel! está genial tu historia, siguela pronto!

saludos


Clubs:



XBL:
[



"Aunque haya hombres que sigan ciegamente la verdad, recuerda, nada es verdad; aunque haya hombres que se dejen cuartear por la ley o la moral, recuerda, todo está permitido."
avatar
Angel1693
Escritor
Escritor

Mensajes : 66
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por ISA...!!! el Sáb Dic 24, 2011 4:40 pm

Sorprendente!!!
Realmente esta genial tu historia mucho mejor de lo que me habias contado, tiene una combinacion perfecta de emociones, ademas que eres muy buena describiendo, te juro que por un momento pense que era yo la que estaba en ese lugar del futuro...
Me dejaste muy intrigada con el final del capitulo asi que apresurate a subir el siguiente... lo estare esperando tenshi_sempai.

P.D. Angel ya te dije que la historia no es mia, es 100% de tenshi... >_<
avatar
ISA...!!!
Escritor
Escritor

Mensajes : 182
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por tenshi12 el Jue Abr 05, 2012 12:39 am

Capítulo 3 "Necesito ayuda":
“Estamos en guerra” esas palabras aún siguen taladrando mi cabeza, realmente lo estamos o mejor dicho ellos lo están porque no es algo que me implique; lo único que deseo en estos momentos es ver a mi familia sana y salva. Pensar que hace unos minutos cumplí 18 y no me siento nada contenta de ello. ¿En verdad está pasando esto? No es un buen regalo de cumpleaños.

Sólo tengo una duda: ¿Cómo llegué a éste futuro que me resulta incierto? Ahora me doy cuenta de que esto no es un sueño ni una broma, es una aterradora realidad en la que me he visto envuelta, pero si estoy en este lugar debe ser por algo o por alguien. Sea cual fuese el caso no me importa, solo deseo y quiero regresar a mi lugar de origen… nada más.

—No busco una manera de ayudarte —aunque no la busques Ryan yo sé que hay una solución, siempre la hay.
—Tengo que hacer algo por regresar, no quiero seguir aquí.
—Extrañamente te comprendo pero no se qué hacer, el simple hecho de que vengas de un pasado anterior a la guerra me resulta increíble y por lo que me cuentas ese lugar es mejor a éste, es obvio que quieras regresar pero entiende que en esta situación es difícil lograrlo. Siento que lo mejor es esperar.
— ¿Esperar? ¡¿Esperar a qué?! ¿A que la guerra acabe? Creo haberte oído decir que ésta situación lleva mucho tiempo así, tal vez nunca acabe y yo necesito estar con mi familia, esperar no me llevará a ningún lado.

El techo de la habitación es completamente blanco, sin ninguna emoción más que el silencio; éste color siempre me ha parecido tan monótono e indiferente, por eso no es uno de mis favoritos. Prefiero el color verde que me recuerda a la naturaleza y la naturaleza es libertad, siempre he querido ser libre para lograr mis metas por mi propia voluntad; lástima que ahora que la he obtenido no pueda disfrutarla. El cuarto en el que me encuentro no es muy amplio y está muy lejos de ser cómodo, tiene el tamaño justo para que una sola persona viva aquí; dentro nada más hay un catre y un pequeño ropero, eso sin contar que no tiene baño ni nada por el estilo. Hace que me recuerde a un internado. Ryan me trajo hasta aquí después del colapso que tuve, los señores que tuvieron el honor de darme lo necesario para tener el shock alertaron a los que se encontraban dentro de la sala en donde él estaba, suponiendo que se trataba de mí salió enseguida a buscarme y al darse cuenta de la situación evitó que me llevaran a otro lugar. Les dijo que acababa de perder todo y que quería unirme a ellos haciéndose responsable de mí, por su intervención Ryan me trajo a su propio cuarto mientras se decidía que sería de mi persona. Lo gracioso es pensar que su mentira no está tan alejada de la verdad. Al despertar me encontré con el blanco que me rodeaba completamente sola en esta pequeña habitación, mi autoproclamado protector llegó minutos después; parado frente a mí con una mano debajo de su barbilla me trata de persuadir de que espere para encontrar una solución.

—Si no quieres ayudarme no te obligaré, me las arreglaré sola para encontrar la salida a esto.
— ¿Y cómo piensas hacerlo? No conoces nada de lo que ocurre y si te lanzas como loca a buscar el camino por ti misma no tardarás ni cinco segundos en morir, quieras o no necesitas ayuda —me molesta aceptarlo pero tiene razón, me levanto de la cama y me calzo los tenis; ya de pie me arreglo el cabello y camino hacia él procurando quedar de frente.
—Entonces… ayúdame tú.
—Lo haría pero ya te dije que no sé cómo.
—Debe haber una forma —empiezo a alterarme y es que nunca me ha gustado quedar sin salida, hace mucho una persona me enseñó a no rendirme a la primera; no pienso olvidar esa lección.
— ¿Y si no la hay?
— ¡Tiene que haberla! Siempre la hay, sólo tengo que buscarla.
—La guerra está en una etapa muy fuerte, no tienes muchas opciones —dice —, necesitas más que decisión para lograr lo que quieres, y sinceramente siento que es muy difícil.
—Tú lo has dicho, difícil pero no imposible. Dime, ¿me ayudarás? —espero una respuesta que me dé una esperanza, entiendo que mi situación no es fácil pero si me quedo de brazos cruzados no lograré nada. No sólo soy yo, también mi familia está de por medio. Tal vez ya se dieron cuenta de que no estoy con ellos y me estén buscando por todas partes sin saber que no me encontrarán.
—Está bien, haré lo necesario para ayudarte a regresar, pero será a mi manera; de todos modos ya me he comprometido a protegerte.
—Gracias, te lo agradezco mucho.
—Ah, Karim, ¿en qué problemas me metes? —dice en un tono sarcástico mientras hace un leve gesto de drama con la mano en frente, no puedo evitar soltar una pequeña risita por su acción. Da media vuelta y abre la puerta para salir.
—Quédate aquí, iré a arreglar unas cosas antes de irnos.
— ¿Adónde me llevarás?
—Nada raro, iremos con unos amigos míos; tal vez ellos puedan ayudarnos. No tienes de que preocuparte.

Lo veo irse y me pregunto ¿en verdad no tengo nada de qué preocuparme? Lo dudo, lo que sigue no será nada fácil. Estoy viviendo el presente en un futuro que desconozco para buscar mi pasado al que pertenezco. Ya tengo demasiado en qué preocuparme.

**********************

Ruidos en la puerta, están tocando para que abra; debe ser Ryan que ha regresado, ¿cuánto tiempo pasó? Ni idea ya que no hay un reloj cerca para ver la hora, ni siquiera sé si sigue de noche o ya amaneció. La puerta se abre y mi guardián entra, trae una mochila en la mano que me acerca.

—Toma, es ropa, tienes que ponértela para que no te tomen mucha atención; les resultará extraño si vas por ahí andando con esos colores tan llamativos —me dice mientras yo cojo la mochila y la abro, adentro encuentro un traje muy peculiar: blusa gris y pantalón negro, una chaqueta negra también y por si fuera poco un par de guantes del mismo color, se me había olvidado que los colores favoritos de éste lugar eran el negro y el blanco —, no lo pienses mucho y póntelo; están hechos de un material muy especial que se adecúan a la condición del ambiente, si hay frio te proporcionan calor y si hay calor te darán fresco, además la tela es cómoda y te permite moverte fácilmente.

—Entiendo, pero… ¿podría conservar los tenis?, son un regalo de mi madre —no quisiera perderlos, me los dio para que los estrenara el día de mi cumpleaños pero estaban tan lindos que no pude resistir las ganas de ponérmelos de inmediato, ahora más que nada quiero tenerlos conmigo.
—Uhhm, supongo que sí, de cualquier forma son verde oscuro; no resaltan demasiado. Si son importantes tenlos contigo.
—Que bueno, me alegra mucho. Ahora ¿podrías salir un momento para cambiarme?
— ¿Qué? ¿No puedo quedarme? Quería asegurarme de que te quedara bien.
— ¡Ni lo pienses! —sí que me ha hecho enojar, espero que sea una broma o le daré una bofetada por lo que dijo.
—Jajaja, no te lo creas; era una broma para ver qué cara ponías y veo que funcionó porque quedaste toda roja —así que en verdad era una broma, me las pagará luego y con respecto a lo de roja no pude evitarlo, ¿Qué querían? Ante todo soy una chica. Después de reírse un rato se dirige a la puerta para salir no sin antes decirme que me apure, yo cojo la mochila y se la aviento mientras le grito idiota, él continúa riendo y toma la mochila en sus manos y me dice: —Tienes razón, soy un idiota que te ayudará —que ni me lo recuerde, pero… está en lo cierto; cuento con él para lograrlo.

Extrañamente el traje a primera vista me pareció muy grande para mí pero al ponérmelo noto con asombro que me queda a la perfección, meto en la mochila la ropa que antes traía; ¿toda la gente se viste de ésta forma?, es como si fuera una especie de detective a punto de comenzar un caso. Los guantes me parecen innecesarios pero para mi estilo son un buen accesorio así que me pongo sólo uno de ellos; lo bueno es que no son de aquellos que cubren toda la mano sino que sólo tapa la palma. Cuando acabo de vestirme reviso alrededor del cuarto para ver si encuentro algo con que arreglarme el cabello pero no encuentro nada, viniendo de la habitación de un chico supongo que no puedo aspirar a encontrar fijador para el cabello o algo de maquillaje aunque pensándolo bien no creo que me sirva de algo. Rindiéndome al fin en mi búsqueda opto por amarrármelo nuevamente en una cola de caballo, siempre me ha gustado mantenerlo así ya que no me produce calor; sólo me lo dejo suelto en ocasiones especiales. Mi madre dice que es un regalo de mi abuela pues las dos lo tenemos castaño con tintes rubios. Es otra de las tantas cosas que agradezco de mi familia.

—Oh, tardas mucho Karim; no hay todo el tiempo del mundo… —escucho decirle tras la puerta, a mí es a quien más la interesa esta cuestión de tiempo, mientras más poco y rápido sea; mejor para mí.
—Lista, aquí me tienes; hora de irnos… —le digo a Ryan quien en este rato al parecer se mantuvo pegado a la pared esperando a que salga.
—Muy bien, adelante entonces —se quita del lugar de dónde estaba y comienza guiarme hacia una puerta que debe ser la salida. La mochila con mis cosas se ha quedado en su habitación, sólo serían un peso innecesario. Estoy segura de que aquí comienza todo… mamá, papá, hermano… haré lo posible para regresar con ustedes. Lo prometo.

—Tengo unos amigos que nos ayudarán en lo que buscamos, no están muy lejos de aquí pero para llegar hasta ellos tendremos que tomar un pequeño transporte.
—La situación de ésta guerra es muy dura, ¿es seguro movernos entre todo esto?
— ¿No qué harías lo necesario para conseguir lo que quieres? —Tiene razón, apenas y hemos comenzado y ya me estoy acobardando; no puedo permitirlo, tendré que ser fuerte y tratar de no sentir miedo otra vez —, lo siento no debí decírtelo de esa forma pero no te preocupes; no viajaremos por arriba sino que seguiremos un túnel que hay aquí abajo. Verás, la base tiene varias secciones dependiendo de las tareas que llevan a cabo, esta sección en que estamos es la más alta: sección de combate. También hay secciones de estrategia, de ataque, fabricación de armas y demás cosas necesarias, normalmente cada base tiene entre 5 o 6 secciones que se conectan por medio de túneles para evitar la peligrosa tarea de enfrentarse a ataques por arriba.

¿Así o más extraño? Cada vez me sorprendo más con algo nuevo que descubro, simplemente parece una película de ciencia ficción que se ha salido de control. Lo que me pareció una puerta resultó ser un elevador, al entrar Ryan puso su mano sobre un panel láser y enseguida el movimiento comenzó. Graciosamente adentro no se siente nada y hasta pareciese que estamos parados, no puedo ubicar si vamos hacia arriba o hacia abajo; la entrada hace un extraño chirrido y la puerta se abre encontrándonos de nuevo con el gran salón que a mi llegada observé. Aún sigo sin ubicar si estamos de día o de noche pero por el tiempo que llevo calculando deben haber pasado por lo menos 12 horas desde que todo comenzó eso sin contar el tiempo en que me desmayé. Y ahora que recuerdo no he comido nada. He adelantado la dieta que tenía planeado hacer en un mes.

—Nos dirigiremos a la sección de estrategia, ahí nos encontraremos con las personas que nos podrán ayudar y aprovechando que estemos con ellos comeremos con su compañía, ¿te parece bien?
—Claro que sí, a pesar de todo soy humana y realmente quiero comer algo.
—Comprendo pero si lo hacemos antes perderemos mucho tiempo, nuestra salida está programada en 15 minutos; será mejor que nos apresuremos antes de que nos dejen o tendremos que esperar hasta dentro de dos horas —no quiero esperar tanto tiempo.
—Sigamos entonces.

Reiniciando la marcha me toma de la mano y me conduce a otra de las tantas puertas que quedan, pasar entre la gente no me resulta muy agradable que digamos y no sé si es mi imaginación o ellos en verdad no me toman en cuenta; tal vez andan demasiado ocupados en sus labores que no le prestarían atención a una persona insignificante como yo, y sinceramente tampoco me importan mucho ellos.

Atravesamos la puerta y me encuentro frente a otro elevador, en verdad más que una base militar parece un laberinto; subimos de nuevo y después de una corta espera salimos a un estrecho pasillo. Ryan se ha mantenido callado todo éste tiempo y yo sólo me limito a seguirlo por dónde me conduce; el pasillo no es tan largo y al salir de él nos encontramos con lo que me parece un túnel oscuro, volteo a ver a todos lados pero no encuentro a nadie más que a nosotros dos. Un extraño zumbido llega a mis oídos y con asombro noto que del lado izquierdo del cuarto un objeto deslizante aparece; a primera vista me pareció un carrito de los que te encuentras en un campo de golf, si alguna vez has visto la forma del que se usa para ir de un hoyo a otro podrías jurar que es el mismo pero a diferencia de ése transporte el que tengo frente a mis ojos es más extraño en cuanto al diseño. Nuevamente el color negro salta a la vista, no tiene vidrios ni ruedas para moverse porque simplemente se mueve deslizándose sobre el suelo, tiene la altura necesaria como para que una persona alta permanezca parada, de ancho mide lo necesario para que entren apenas tres personas y por si acaso sólo tiene una pequeña luz al frente.

Con un movimiento de la mano de Ryan en el vehículo la puerta se abre y ambos entramos, por dentro está completamente iluminado aunque por afuera no se nota; y de nuevo el color blanco lo rodea todo. Ya lo he dicho, el color blanco no es mi favorito y estar rodeada de él me hace sentir acorralada; me conformo con mirar mis tenis que son los únicos que parecen tener vida.

La puerta se cierra y la marcha comienza, mi observación anterior fue correcta, no hay en dónde sentarte obligándome a permanecer parada al lado de mi guardián.

—En 10 minutos estaremos en la sección de estrategia, ya me he comunicado antes con mis colegas para que nos reciban ahí; de hecho incluso me aseguraron que tendrían listo comida para nosotros.
—Ryan, ¿ellos saben a lo que vamos?, es decir, ¿conocen mi situación?
—Claro, les conté todo cuando hablamos y aunque no parecieron muy convencidos dijeron que estando allá podríamos conversar más para analizar mejor la situación.

Me pregunto qué clase de amigos tendrá Ryan; se me viene a la mente dos tipos grandulones con cara de pocos amigos, ambos tatuados y con piercings en las orejas aunque claro, esto es imaginación mía. No creo que en realidad sean así.

¿10 minutos han pasado ya? Estar dentro de ésta cosa te deja sin la noción del tiempo a pesar de que hasta ahora no he visto ningún reloj, ¿será posible que ya se use algo mejor que el viejo compañero del tiempo? No me sorprendería encontrarme con un peculiar aparatito extraño. Nuestro vehículo de transporte se detiene y las puertas se abren, ni siquiera parece que nos hayamos movido porque el lugar en dónde estamos es muy similar al de dónde salimos. Tanto que te tardarías mucho tiempo en encontrar las siete diferencias que dudo que haya; ahora que lo miro bien ya he encontrado la primera: a unos pocos metros de nosotros parados en lo que es la salida de éste lugar se pueden ver dos sombras que nos miran, ellos deben ser los amigos que Ryan espera que nos ayuden.

Y aquí va mi gran equivocación, no son dos grandulones sino que muy al contrario de lo que me imaginé estos amigos son un chico y una chica extremadamente carismáticos con una sonrisita de presentadores de noticiero, sus ropas al contario de las nuestras son de un color más claro pero igual de oscuro; apenas y son un poco más altos que mi persona. La chica tiene cabello pelirrojo corto que le cae en rizos sobre su espalda, sus ojos son color azul como los míos, el chico ligeramente más alto que ella tiene el cabello negro liso con un pequeño fleco sobre la frente. Lo sé porque ya estamos lo suficientemente cerca como para verlos.

El primero en presentarse es el chico:

—Hola encantado de conocerte, mi nombre es Deibed pero si gustas puedes llamarme solo Deib —su mano se acerca hacia mí y no puedo renegar a su saludo.
—Mucho gusto también, yo soy Karim.
—Pero puedes llamarle Kari si gustas —Ryan me interrumpe de momento y… ¿Cuándo le dije que me llamara así? No recuerdo haberlo hecho y hasta ahora me había llamado por mi nombre completo, ¿a qué viene el diminutivo?
—Nunca cambias Ryan —la chica es quien toma ahora la palabra y supongo que es su turno para presentarse —, yo soy Jena y así me gusta que me hablen; espero que éste chico no te haya causado ningún problema de los que acostumbra.

Después de soltar a Deib por cortesía mi mano se dirige hacia Jena y ella la acepta gustosa esbozando una sonrisa que yo le devuelvo. Cuando el saludo termina nuestros nuevos compañeros nos dirigen a la salida y me dejo conducir a dónde sea que me lleven. Por raro que parezca me siento muy contenta de estar aquí ya que sé que los que me rodean me ayudarán en lo que busco. Puedo aspirar a encontrar mi regreso porque aunque llevo muy poco de conocer a Ryan sé que es alguien en quien puedo confiar, mi instinto lo dice y además a su lado me siento protegida. No creo que me falle. Eso espero.

**********************

La comida me sienta de maravilla, no es algo que yo haya probado antes ni recuerdo haberla visto siquiera pero realmente está deliciosa. Tanto que ya llevo el tercer plato. Es una especie de sopa espesa que al principio no tiene sabor pero que al tragarla adquiere una esencia rica al gusto.

— ¿Entonces… tú vienes del pasado? —la voz de Deib se escucha sorprendida y quien no lo estaría, incluso ni yo misma me lo creo.
—Extraño pero interesante, demasiado —Jena por el contrario parece convencida de que es real, eso me alivia mucho.

Según lo que me han dicho Deibed y Jena son amigos de la infancia de Ryan, sus padres vivían cerca y por eso se hicieron amigos, durante la guerra se entrenaron juntos hasta que se separaron porque sus habilidades son distintas, Deib y Jena son excelentes en cuanto a estrategias de ataque y Ryan es un maestro en el combate, a pesar de la distancia el distanciamiento no significó que su amistad terminara, de hecho la fortaleció más pues los tres han llegado a trabajar juntos en campañas logrando siempre un éxito incomparable. Son conocidos como el trío tempestuoso pues son como una tormenta que arrasa todo a su paso.

—Lo mismo pensé cuando me lo contó y aún no entiendo que pudo haber ocurrido, no encuentro una explicación lo suficientemente lógica para explicar la situación, ¿ustedes tienen alguna idea?

Deib se apoya sobre la mesa con una mano mientras la otra se coloca en su barbilla.

—No creo tener algo pero se me ocurre que existe alguien que nos pueda ayudar —dejo de comer para prestar total atención a lo que sigue, ¿alguien más aparte de ellos que me ayude?
—Sé a quién te refieres pero dudo que sea lo correcto, puede ser peligroso intentar llegar hasta él —responde inmediatamente Jena a la propuesta.
— ¿Por qué peligroso? —les digo esperando obtener una explicación.
Jena dirige su mirada hacia mí:
—Porque para encontrarlo tendrías que atravesar zonas peligrosas que actualmente están sufriendo ataques por parte de la Emperatriz, intentar llegar hasta él es muy arriesgado y sería una locura si lo intentas. Es seguro que no llegarías viva.
— ¿Y quién es esa persona si se puede saber? —lanzo contra ella pero es Deib quien responde:
—Le llamamos Bandeud, es el hombre más viejo de todo el mundo y por consecuente el más sabio, aunque nadie lo ha visto personalmente se dice que vive más atrás de las montañas en un antiguo castillo. Quienes se aventuran a buscarlo no regresan no por el hecho de que les pase algo con él sino porque para regresar tienen que atravesar bases en guerra lo que resulta fatal. Han llegado comentarios de que practica magia o hechizos que funcionan maravillosamente.
— ¿Y crees que la magia sea la solución Deib? Yo no lo creo —Jena lo dice con toda sinceridad pero no puedo darme el lujo de sacar todas las posibilidades posibles, si mi única opción es ir a buscar a ese señor no duden en que lo haré así muera en el intento. Ya lo dije, no me quedaré a esperar un milagro que nunca vendrá.
—Podría ser, Jena tú siempre has sido incrédula pero no hay muchas opciones, yo he prometido ayudar a Karim en todo y pienso cumplir mi promesa —gracias Ryan, es un alivio escucharte decir eso.
—Yo pienso igual, si me tengo que arriesgar para regresar a mi origen lo haré aunque me enfrente a la muerte misma —les respondo a todos haciendo que me presten atención.
— ¡Esa actitud me gusta mucho chica! Ten por seguro que cuentas conmigo, le debo mucho a Ryan y si tengo que pagarle ayudándote lo haré —Deib me dice esto mientras se pone de pie y camina hasta donde yo estoy.
—Ustedes son muy tontos en lanzarse así, no tienen muchas posibilidades de lograrlo… —lo sé Jena, pero quiero intentarlo.
—Entonces ¿no contamos contigo? —escucho decir a Deib con un dejo de decepción en su voz, si son muy amigos debe ser muy malo que ocurra una separación por mi culpa.

Jena lo piensa un momento, se pone de pie y nos da la espalda dirigiéndose a la entrada; me siento muy mal por esto.

—Son tontos y si no voy con ustedes en verdad no tendrán muchas posibilidades de regresar vivos cuando ella se vaya… por eso hay mucho que preparar y estrategias que tomar para comenzar el viaje… si no apresuran no lo lograremos.

La amistad es un lazo irrompible aún cuando no hay muchas esperanzas en lograr las metas, estos chicos me lo están enseñando ahora mismo. Son buenos chicos y desde ahora también los consideraré mis amigos. Sólo espero que lo que estamos a punto de hacer sirva de algo para regresar a mi hogar con mi familia, a salvo de esta guerra que me tiene sorprendida y… ¿en qué momento ésta batalla empezó? No lo sé pero siento que en el camino me encontraré con la respuesta.

Espero con gusto sus comentarios, sé que me he tardado demasiado en actualizar pero la escuela me está ocupando demasiado tiempo y por lo menos ahora al fin me doy un descanso.



Spoiler:

"Aún si el cielo está oscuro y no se puede ver nada... en algún lugar brillan las estrellas"
avatar
tenshi12
Escritor
Escritor

Mensajes : 84
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por ISA...!!! el Vie Abr 06, 2012 1:41 am

Por fin Tenshi!!! Contento
Hasta que actualizaste el fic, sabes casi muero de desesperación por esperar tanto tiempo, pero te comprendo la escuela es un fastidio que no te deja nada de tiempo libre.
Haaaaaaaaaaaaaaa estuvo genial este capi, cada vez se pone más interesante la historia… ya quiero la continuación, así que apúrate Smilee (jejeje no es cierto tomate tu tiempo, mientras yo colapso por la angustia de saber que pasara en el próximo capítulo Muerto ).
Eso es todo querida amiga, sigue así… besitos bye, bye.



"Nada es en la humanidad resultado de la casualidad, al final todo tiene un significado".

avatar
ISA...!!!
Escritor
Escritor

Mensajes : 182
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por tenshi12 el Lun Abr 09, 2012 11:06 pm

Gracias por la espera amiga!!!! y prometo apresurarme más para actualizar todo!!! Escribiendo



Spoiler:

"Aún si el cielo está oscuro y no se puede ver nada... en algún lugar brillan las estrellas"
avatar
tenshi12
Escritor
Escritor

Mensajes : 84
Edad : 23

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por Janis-Kagamine el Vie Jun 01, 2012 4:02 am

Holaaaaaaaaa, me gusta mucho tu novela :3 siguela cuando puedas :D esta re interesante, un beso xoxo
avatar
Janis-Kagamine

Mensajes : 22
Edad : 19

Ver perfil de usuario http://yupitengounblog.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Claro de luna

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.